Alimentos quemagrasas

Quema grasas… ¡Comiendo! | Alimentos Quemagrasas

Ya lo tienes. Has adelgazado y no quieres coger de nuevo esos kilos de más de los que te has librado. ¿Qué puedes hacer, aparte de una dieta sana y deporte?

No es un secreto para nadie la importancia que tiene alimentarse bien; una actitud (y para algunos un modo de vida) que, además de mantener en forma tu salud y tu físico, pone a tono tu estado de ánimo. Pero alimentarse bien no significa comer mucho, sino lo justo y de forma equilibrada.

ç¿Sabías que hay alimentos que, por sus propiedades, te pueden ayudar? Son los llamados alimentos quemagrasas o de calorías negativas, que tienen un aporte calórico menor y por tanto, tardas menos en digerirlos, metabolizarlos y asimilarlos. ¡Inclúyelos en tu dieta y compruébalo!

¿Cuáles son los alimentos quemagrasas?

Sobre todo verduras como la alcachofa, el apio, las berenjenas, el brócoli, la cebolla, la calabaza, la coliflor, las endivias, los espárragos, las espinacas, la lechuga, el pepino, el pimiento, la remolacha y la zanahoria, entre otras. También frutas como los arándanos, las frambuesas, las fresas, el limón, la mandarina, la manzana, el melón, la piña y la sandía.

¿Cómo y cuándo consumirlos?

Distribúyelos en seis comidas diarias (desayuno, media mañana, almuerzo, merienda, media tarde y cena). Su consumo habitual te permitirá quemar grasas rápido sin dejar de comer.

¿Y el resto de mi dieta, cómo debería ser?

  • Controla el consumo de carnes y come pescado tres veces a la semana, pechuga de pollo dos veces a la semana y carne de ternera dos veces a la semana. Eso sí, la carne, mejor en raciones pequeñas.
  • En lugar de carne, elige legumbres como lentejas, garbanzos y alubias una vez a la semana.
  • Consume cada día un poco de cereales integrales: arroz, avena, germen de trigo…
  • Evita las salsas elaboradas, los snacks, los alimentos grasos, panificados y los alimentos con mucho azúcar.
  • Toma entre 8 y 10 vasos de agua al día y evita el alcohol, las gaseosas y los zumos artificiales.
  • Echa sal en tus platos de forma moderada para prevenir la hipertensión y la retención de líquidos.

Compagina estos consejos con la realización de alguna actividad física constante y de larga duración y si tienes dudas, consulta a un médico.

Mantener tu línea depende de ti; con un poco de esfuerzo y dedicación lo conseguirás. Además, te harás el mejor regalo que te podrías hacer a ti mismo: cuerpo y mente sanos. Parece un buen plan, ¿no? ¿A que estás esperando? ¡ A quemar grasas sin dejar de comer se ha dicho!