La bebida mágica

Hola a todas!

Hoy voy a aparcar mi “versión mamá” y voy explicaros algunas cositas de mi día a día como deportista profesional. Como sabéis, me retiré hace algo más de un año pero no por ello he dejado -ni quiero dejar- de hacer deporte. Mis hijos no me han apartado de la práctica deportiva aunque, obviamente, no competiré. Pero sigo haciendo exhibiciones y para ello tengo que estar en forma, seguir una dieta equilibrada, entrenar y tener una disciplina que, aunque no sea tan dura, sí que es muy profesional. Cuando entreno y compito tengo un gran aliado: la L-carnitina de siken® form, una bebida que yo considero casi mágica porque ayuda a transformar la grasa en energía mientras hago ejercicio. ¡Es una pasada, de verdad! Y no lo digo yo, porque si buscáis información sobre este producto veréis que hay estudios científicos sobre ello que explican que la L-Carnitina, si se combina con actividad física, favorece la transformación de grasa en energía. Los sobres de siken® form son super cómodos y tienen muy buen sabor. Yo disuelvo uno en una botella de 1 litro y medio de agua y me lo voy bebiendo a lo largo del día. Si tengo que salir, cojo una botellita pequeña y me la meto en el bolso -¡los míos son enormes y me cabe todo!- y así me aseguro que tomo toda la L-Carnitina que preciso en 24 horas. En mi etapa como deportista de élite la incluí en mi día a día y lo cierto es que me fue muy bien.

¡Lo recomiendo a todos los deportistas!