Pon orden en tus menus Siken

¡Pon orden en tu dieta!

¿Planificas tus menús semanales o vas improvisando sobre la marcha? Quizás te parece un rollo pensar en qué comerás durante toda la semana, pero así te aseguras no olvidar nutrientes básicos en tu dieta.

No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy. Si planificas tus menús con antelación, te aseguras una dieta equilibrada y saludable. Lo ideal es hacer 5 comidas al día. Aprovecha algún momento que tengas libre del fin de semana para pensar qué necesitas, hacer la lista de la compra y organizar los menús de toda la semana.

Si sigues esta serie de consejos prácticos no te va a tomar mucho tiempo ni vas a tener que pensar mucho y tendrás la papeleta solucionada durante toda la semana. ¡Apunta!:

– No te compliques la vida. Cuanto más sencillo, más sano. La idea es que tengas una alimentación variada, sin necesidad de ser muy elaborada.
– Controla tu despensa. Asegúrate de tener siempre arroz, pasta, legumbres, etc. Esos alimentos base que conviene que comas cada semana.
– Resérvate un día para hacer la compra.
– Para que la dieta sea lo más equilibrada posible y no sea aburrida, varía los alimentos en cada comida. Puedes tomar, por ejemplo, cereales para desayunar 3 veces a la semana sin ningún problema, pero intenta que no sean días seguidos. Los otros días puedes comer pan, en forma de tostadas, si te gusta más. Si te aburre el pan, las tostadas de salvado de trigo, de Siken® son una muy buena opción para cambiar.
– Cada semana, introduce algún alimento nuevo.
– Al cabo de unos meses, podrás recuperar los plannigs anteriores y repetirlos. ¡Ya tendrás el trabajo hecho!

No pueden faltar

Antes de pensar qué comer, apunta lo que no debe faltar en tu planning semanal:

– Las proteínas, en forma de lácteos, carne, huevos o legumbres, para los vegetarianos.
– Los hidratos de carbono o cereales. Incorpora en tu dieta pan, galletas, cereales, harinas o derivados, etcétera.
– Las grasas buenas (que las hay) también son necesarias. No olvides el aceite de oliva, las aceitunas, los frutos secos o el pescado azul.
– El líquido es indispensable. Preferentemente agua, pero puedes también tomar otras bebidas como leche o zumos naturales.
– Y, por último, las vitaminas y minerales son indispensables. Las puedes obtener a través de muchos alimentos, básicamente de frutas y verduras.

5 comidas al día

Debes tener en cuenta una serie de cosas:

– En el desayuno, no es necesario que sea copioso pero sí debe cubrir tus necesidades nutritivas. Tienes todo el día por delante y hay que empezarlo con fuerza. De él, va a depender tu rendimiento físico y mental.
– Si cuando te levantas no tienes mucha hambre, que sucede a menudo, repártelo en dos repasos. Come algo a primera hora y prepárate un tentempié para media mañana. Y otra cosa: no comas lo mismo cada día. Es aburrido. Verdad que no comes lo mismo cada día al media día? Pues haz lo mismo con el desayuno!
– La comida es, para nosotros, la segunda toma más importante del día. Repártelo en un primer plato (de patata, verdura, legumbres, arroz o pasta), un segundo plato con proteínas (carne, pescado o huevo) con guarnición y, si te queda hambre o te apetece, un postre.
– En cuanto a la merienda, un consejo: ¡no te la saltes! Aunque te parezca poco importante, equilibrará tu dieta. Entre la comida y la cena pueden pasar muchas horas y apetece picar algo. Escoge los tentempiés adecuados. ¿Has probado las barritas o los tentempiés ricos en proteínas de Siken®? Te encantarán. Así no te sentirás mal al picar entre horas.
– Si sigues estos consejos no llegarás hambrienta a la cena. Y es que tendría que ser la comida más ligera, aunque a menudo no lo es. El formato puede ser similar al de la comida del mediodía: primero, segundo y postre, pero mucho más ligero.