10 métodos de relajación para la vuelta a la rutina

Después de unas vacaciones toca volver al trabajo, asumir de nuevo responsabilidades y afrontar el estrés. Si tú también sufres de depresión post-vacacional, aprende a relajarte con estos 10 trucos o métodos de relajación. ¡Te ayudarán a encontrar la serenidad necesaria para afrontar la vuelta a la rutina!

Métodos de relajación en casa

  1. Date un baño especial. Sumérgete en tu bañera de agua caliente, enciende unas velas aromáticas y llénala de pétalos de rosa. ¡Es el mejor antídoto contra el estrés!
  2. Respira hondo. La respiración es un ejercicio esencial para conseguir el equilibrio entre cuerpo y mente. Antes de tomar cualquier decisión, ¡respira hondo y expira!
  3. Ríndete ante el chocolate. ¿Sabías que el chocolate es antidepresivo? Date un capricho gastronómico en los momentos más tensos del día. Tómate una de nuestras deliciosas barritas, ¡te relajarás sin pensar en las calorías!
  4. Combate el estrés con la meditación. ¿Has probado el yoga? ¡Es un disciplina muy recomendable para armonizar tanto el cuerpo como la mente. ¡Te ayudará a liberarte de todas tus preocupaciones y a encontrar el equilibrio que buscas!
  5. Apúntate al Knitting Café. ¡Es la última tendencia! Encuentra un rincón agradable donde sirvan un buen café y relájate haciendo ganchillo con tus amigas. Además de desestresarte en buena compañía, ¡ampliarás tu fondo de armario!
  6. Relájate cocinando. Ponte el delantal, tu disco de música favorito y experimenta con los alimentos. Busca recetas saludables que siempre has querido aprender a hacer y prepáralas, ¡verás cómo te ayudará a aliviar el estrés acumulado!
  7. Cuídate y mímate. La mejor forma de relajarse es mimarse a una misma. ¡Relájate yendo a la peluquería o realiza algún tratamiento de belleza!
  8. Escápate con la lectura. Encuentra un libro que realmente te guste y no podrás dejar de leerlo. ¡Disfrutarás de la soledad y te relajarás de la forma más creativa!
  9. Sal a dar un paseo. Caminar es una actividad totalmente recomendable después de un día agotador en el que buscas desesperadamente tranquilidad. ¡Ve a dar un paseo y disfruta del aire libre!
  10. Recuerda tus últimas vacaciones. Un repaso fotográfico nunca viene mal para evadir la mente y recordar aquellos días en la playa, en la montaña o en tu ciudad favorita. ¡Coge ese álbum de fotos que tienes en el armario y refresca tu memoria!