5 motivaciones para ir al gym

¿Te cuesta motivarte para ir al gimnasio? Es todo una cuestión de actitud y de visualizar objetivos. Te damos 5 razones con las que ir al gimnasio se convertirá en un verdadero placer.

Establece tu propia rutina. Planifica tu semana en el gimnasio: los días que irás y los ejercicios que harás. No tienes por qué ir cada día, pero sí es importante que, al menos, vayas 3 veces por semana. Plantea también los ejercicios que harás cada día en base a tus objetivos, siempre realistas.

Encuentra un ejercicio con el que disfrutes. Aunque el spinning esté de moda puede no gustarte o no adaptarse a tu ritmo. Elije un deporte que se adapte a tu cuerpo y a tus objetivos. No te quedes con el que está de moda o con el más fácil, puedes frustrarte por no conseguir tus objetivos.

Con música es mejor. Hacer deporte con música es beneficioso en muchos aspectos. Te ayuda a motivarte una vez estás realizando deporte, a acompasar las rutinas de ejercicio y a hacer más llevadero el esfuerzo físico.

Ve acompañada. Ir con una amiga al gimnasio es más divertido y te obliga a ser más constante. Incluso podéis hacer competiciones amistosas entre vosotras, a ver quién baja antes de talla o ejercita más el músculo. ¿No encuentras a nadie con quien ir? El gimnasio puede ser un sitio perfecto para hacer nuevas amistades.

El último empujoncito. ¿Lo tienes todo preparado para ir al gimnasio y justo en el momento te entra un bajón de energía? Tómate un café antes de salir de casa. Una taza de café nos aporta el pequeño subidón de energía necesario para poder seguir con nuestros planes. Recuerda que antes de practicar ejercicio, ¡debes desayunar como una reina!

Si quieres empezar a practicar deporte pero no sabes cuál, descubre 5 deportes que se adaptan a cada tipo de mujer.