5 trucos para lucir pies bonitos

Ahora que llega el verano y es tiempo de sandalias, es muy importante tener los pies a punto para poder presumir de ellos.

Por eso, te damos 5 trucos para que dejes tus dedos al descubierto. ¡Toma nota!

Baña tus pies en agua caliente. Sumerge los pies en un baño con sal gorda durante unos 15 minutos al menos una vez por semana. Si alternas en estos 15 minutos baños de agua caliente y agua fría, mejorarás la circulación y relajarás los pies. Si añades además unas gotas de limón conseguirás combatir problemas como el mal olor.

– Exfólialos. Las células muertas y la piel resecan, desfavorecen y dañan los pies, por lo que es importante eliminarlas y calmar la zona. Para ello, debes exfoliarlos con productos específicos, o bien utilizar un remedio casero. Frota los pies con medio limón en el momento de la ducha y verás como se eliminan la pieles muertas.

Límalos. Las durezas en los pies se dan a causa de andar mucho y no usar el calzado adecuado. En verano, ¡las sandalias no perdonan! Una vez por semana, después de la ducha, utiliza la piedra pómez para limar aquellas zonas de tus pies donde haya durezas. Si eres constante conseguirás lucir siempre unos pies perfectos.

Hidrátalos. Tu piel no es la única que necesita hidratación a diario, tus pies también lo agradecen. El mejor momento para hidratarlos es antes de ir a dormir. ¿Por qué? Porque el calor de las sábanas favorece la absorción de las cremas. Recuerda sobre todo insistir en los talones puesto que son la parte más seca de los pies y la que más sufre a diario.

Masajéalos. Presumir de pies bonitos también requiere relajación. Acumular estrés en los pies hace que nos cansemos más, sufran y no luzcan tanto como unos pies descansados. Por ello, aplica aceite de masaje en la planta del pie, el talón, entre los dedos y masajéalos presionando punto por punto. ¡Hazlo una vez a la semana!