4 trucos sobre cómo evitar el efecto rebote

Una de las principales preocupaciones de todo aquél que baja de peso y logra alcanzar su objetivo es: “¿y ahora qué? Si dejo la dieta, ¿volveré a engordar?” 

Algunas dietas fallan en la fase de mantenimiento, sobre todo aquellas dietas rápidas que son muy extremas en las que se ingiere una muy baja cantidad de calorías. Pero no sufras, el temido efecto rebote se puede evitar si tienes en cuenta algunos consejos. ¡Descubre cómo mantener tu peso ideal con estos 4 trucos!

Cómo evitar el efecto rebote después de una dieta

Lo que debes comer

No debes comerte la cabeza pensando en todas las calorías que puede contener este o aquel plato. Más que alimentos concretos, lo importante y que debes tener siempre presente durante esta fase, es mantener una proporción adecuada de nutrientes. Apuesta por alimentos con un índice de saciedad alto que te ayuden a controlar el apetito y no tener hambre entre horas. Si haces una correcta distribución de los alimentos, ¡gozarás de la impresión de estar satisfecha por mucho más tiempo!

Lo que debes evitar para no engordar

Perder peso y encontrarte con esos kilos en la báscula que siempre has querido pesar no es sinónimo de que puedes abrir la nevera y coger todo aquello que te apetezca. Los atracones serán tus peores aliados en esta fase de mantenimiento. Por eso, es importante que lleves a cabo una dieta saludable. Come adecuadamente y evita el exceso de frutas, ensaladas y lácteos desnatados ya que estos alimentos aumentan la necesidad de comer hidratos y aquí es dónde empezarás a pecar.

Entrenamiento mental

¿Verdad que sería una pena echar a perder todo lo conseguido hasta ahora? Es importante que lleves a cabo un entrenamiento mental que te permita recordar qué aspectos de tu vida te han llevado a adelgazar y el camino recorrido hasta el éxito. Dejarle claro a tu entorno familiar que quieres seguir cuidándote para que respeten tus decisiones o elaborar una plantilla con menús saludables son pequeñas cosas que pueden ayudarte muchísimo durante esta fase.

Ejercicio preventivo

Si no lo hiciste durante la fase de adelgazamiento, ¡ahora es buen momento para empezar a practicar ejercicio y mantener tu peso ideal! Lo recomendable es que entrenes 3 veces por semana combinando diferentes ejercicios aeróbicos como caminar, nadar o bailar. De esta manera trabajas el sistema cardiovascular. Y para mantener la masa muscular,  haz levantamiento de pesas o abdominales.

Con estos 4 trucos conseguirás mantener buenos hábitos y evitar el temido efecto rebote. La tecnología puede ser tu mejor aliado en la fase de mantenimiento, descubre algunas apps que te ayudarán a cuidar tu línea.