5 errores a evitar en una clase de Fitness

Llega el día en el que decides que vas a practicar ejercicio. Empiezas súper motivada y durante las primeras semanas, todo parece funcionar a las mil maravillas. Te sientes más saludable, más delgada y cada vez tienes más rendimiento físico. Pero de repente llega el día en el que te estancas. ¿Por qué? Porque seguramente habrá algo que estás haciendo mal. ¡Te mostramos los 5 clásicos errores de un entrenamiento!

–        Te centras en una única actividad. Buscar una actividad que te motive para empezar a ejercitarte es una idea genial, porque empezarás con ganas. Si te dedicas exclusivamente a ella se te dará cada vez mejor, pero los cambios físicos que experimentas se frenarán. No dejes de practicar lo que te apasiona, ¡pero prueba algo nuevo! Así conseguirás trabajar otras zonas del cuerpo.

–        No te ejercitas con la intensidad correcta. ¿Sabías que para perder peso importa más la intensidad de un entrenamiento que su duración? A medida que te vayas familiarizando con una actividad, es recomendable aumentar su intensidad poco a poco. ¡Prueba a incluir otras formas de trabajo cardiovascular de mayor intensidad!

–        Tu dieta no es la adecuada. Lo has dado todo en clase de spinning y habrás perdido unas 700 calorías, pero eso no es motivo para llegar a casa y devorar la nevera. Si tu objetivo es adelgazar, debes mantener una dieta equilibrada incluso si haces ejercicio. Recuerda, comer sano y practicar ejercicio son dos cosas que deben complementarse.

–        No descansas lo suficiente. Tener una dieta equilibrada y hacer deporte son dos factores imprescindibles si tu objetivo es llevar una vida sana, pero no son las únicas incógnitas de la ecuación. Descansar lo suficiente y vivir alejada del estrés, son también aspectos que debes tener en cuenta. Recuerda, ¡tus horas de sueño son sagradas!

–         Eres demasiado autoexigente. Si crees que lo haces todo bien a lo mejor el problema no son los resultados sino las expectativas. Seguramente te obsesionas demasiado con los números que debe marcar la báscula y te decepcionas cuando esta no muestra lo que verdaderamente te gustaría ver. Recuerda que cuando se trata de perder peso, el camino hacia la meta es largo pero una vez llegas, te sientes muy satisfecha.

Ahora que ya sabes lo que haces mal, ¡puedes remediarlo! Si te ha interesado nuestro post, échale un vistazo a 5 motivaciones para ir al gym.