mascarillas caseras para el pelo

¿Funcionan las mascarillas caseras para el pelo?

Seguramente alguna vez te habrás preguntado: ¿Funcionan las mascarillas caseras para el pelo? Toma nota de las mascarillas caseras para cada tipo de pelo.

Seguro que en la “botica de la abuela” encuentras muchas mascarillas caseras para el pelo, sin importar si lo tienes graso, seco o estropeado. La mayoría estarán hechas con ingredientes naturales, así que estas mascarillas caseras para el pelo no son perjudiciales para la salud. Entonces, ¿realmente funcionan?

La experiencia dice que sí aunque, por supuesto, depende de cada caso, del mismo modo sucede con las mascarillas caseras para la cara, como puede ser la mascarilla casera de aguacate. Si sabes detectar correctamente qué le pasa a tu cabello podrás elegir una de las muchas mascarillas caseras  para el pelo que hay con los ingredientes adecuados y ver los resultados en poco tiempo.

[hs_form id=”22″]

Mascarillas caseras para pelos secos y dañados

Los tintes, las permanentes o los secadores resecan tu pelo, robándole su humedad natural. Con la edad el pelo también se vuelve más seco porque la raíz está menos lubricada por la degeneración de la glándula sebácea del cabello. ¿Qué tipo de mascarillas caseras podemos usar para que nuestro pelo no esté tan seco?

Aquellas que nos ayuden a hidratarlo como pueden ser las hechas a base de aceites, frutas o verduras como el aguacate o el huevo, cuya clara contiene la misma proteína encontrada en el pelo o en las uñas. Las mascarillas caseras que contienen huevo, por lo tanto, además de nutrir, también ayudan a reparar el cabello.

Normalmente los problemas de sequedad en el pelo empiezan en la raíz. Por esto, de entre todas las mascarillas caseras para nutrir el pelo, vamos a hablaros de una que mejora la salud de esta parte capilar y que además ayuda a eliminar impurezas del cuero cabelludo. Su base es el yogurt (sin azúcar, por supuesto). Para hacerla, mezcla en un recipiente un yogurt con el zumo de dos limones y una cucharadita (de las de café) de bicarbonato de sodio. Hay que aplicar la mascarilla incidiendo más en la raíz y dejarla que haga su efecto durante unos 20 minutos. Muy importante en este caso: no exponerte al sol con la mascarilla puesta.

Una vez hemos hidratado la raíz podemos usar una de las mascarillas caseras para las puntas. En este caso el proceso es muy sencillo: aplica aceite de almendra, de ricino o de oliva en las puntas, si es por la noche, mejor, y a la mañana siguiente lava el pelo con abundante agua.

Mascarillas caseras para tener un pelo sedoso, brillante y lleno de color

El pelo suave y brillante,  además de ser un síntoma de salud, también es más bonito. Los remedios para conseguirlo son muy fáciles, como por ejemplo hacer mascarillas caseras básicas con clara de huevo y un poquito de vinagre de manzana. El huevo hidrata el pelo y el vinagre, simplemente aplicado en el enjuague o durante todo el proceso, hace que el pelo esté más suave.

Si queremos obtener un pelo extra-sedoso podremos utilizar mascarillas caseras hechas con patata, ya que su almidón nos dará brillo y movimiento. La “receta” también es sencilla: tritura media patata pelada y mézclala con medio litro de agua. Después, cuela la solución y aplícala en el pelo desde la raíz hasta las puntas. Déjala media hora y lava el pelo. La levadura de cerveza es otro ingrediente que tradicionalmente se ha usado para tener un pelo más sedoso.

Por último, si tienes un pelo oscuro y quieres que su color sea más intenso, puedes probar a hacer mascarillas caseras a base de aloe vera. Mezcla los cristales de aloe con dos cucharadas de miel y una de aceite de oliva. Esta mascarilla casera lo tiene todo: hidratación de raíz y puntas, suavidad en el pelo e intensificación del color. Después de 20 minutos, retírala con abundante agua fría.

Cinco consejos para aplicar mascarillas caseras en tu pelo

  1. Elige una mascarilla acorde a tu tipo de pelo.
  2. Las mascarillas caseras han de aplicarse entre 1-2 veces por semana.
  3. La mascarilla debe aplicarse desde la mitad de la cabeza hasta las puntas. Utiliza las yemas de los dedos para extenderla con un suave masaje.
  4. Puedes usar un gorro de baño en cada aplicación para evitar manchar la ropa y para concentrar el efecto de la mascarilla.
  5. Es importante eliminar los restos de las mascarillas caseras con abundante agua. Si notas algún tipo de picor o reacción alérgica durante el proceso, enjuágate cuanto antes.
[hs_form id=”5″]