técnicas respiración

Técnicas de respiración para controlar el apetito

Controlar el apetito es fundamental, sobre todo si estás a dieta. Por este motivo te revelamos diferentes técnicas de respiración para controlar tu apetito.

Controlar el apetito es fundamental, sobre todo si estás a dieta,y más ahora con la vuelta a la rutina. Pero existen momentos del día en los que tu estómago reclama más atención, en los cuales no pararías de comer. Precisamente en estos momentos ese control es más complicado.

[hs_form id=”25″]

Esta necesidad desmedida por ingerir alimentos puede tener muchos motivos, aunque la ansiedad es uno de los más habituales. Si aprendes y pones en marcha las técnicas de respiración adecuadas te relajarás fácilmente y podrás controlar el apetito con más efectividad.

Algunos de los consejos cuando haces una dieta están relacionados con el control de la ansiedad, como por ejemplo hacer deporte de forma continua y tomar infusiones relajantes. Otro de los consejos habituales es relajarte y respirar hondo antes de comer,  ya que si lo haces estarás más tranquila durante la comida con la consecuente disminución de hambre y aporte calórico.

Si estás más tranquila, además, serás más consciente de lo que comes y podrás tomar decisiones más acertadas sobre tu dieta. Por otra parte, las técnicas de respiración producen un trabajo muscular abdominal intenso que permite “quemar” los lípidos acumulados.

Técnicas de respiración antes y durante tus comidas

¿Puedes controlar tu apetito a través de la respiración? Aunque está más que claro que nadie se alimenta sólo de aire, la verdad es que a través de la respiración puedes evitar atracones innecesarios. ¿A qué se debe esto?

Más del 90 % de la energía generada por el cuerpo proviene de la combinación de oxígeno y alimentos. Al oxigenar tu cuerpo correctamente antes de comer, adelantas el proceso digestivo y logras que éste sea más eficaz.

Muchas culturas orientales cuentan con técnicas maestras de respiración a través de las cuales buscan poner en orden  cuerpo y mente, algo que seguro habrás comprobado si alguna vez has practicado yoga. Para aplicar esto al momento previo a tus comidas, te recomendamos la siguiente rutina:

  1. Respira profundamente, llevando el aire hasta la parte baja del abdomen. Siente cómo el aire masajea tus órganos internos y disipa la tensión.
  2. Realiza 30 segundos de respiración “fuelle”, más rápida, y siente cómo ésta empieza a activar tu metabolismo.
  3. Respira de manera abdominal, hasta recuperar un ritmo de respiración normalizado. Este tipo de respiración es la base del yoga, y a través de ella se realiza cierta presión sobre el diafragma.

La meditación para controlar tu apetito

La meditación es otra de las técnicas de respiración para controlar el apetito. En este caso la clave es tener plena conciencia de lo que comes. Para ello debes invertir un poco más de tiempo en tu comida, pero el resultado merece la pena:

  • Antes de comer, dedica unos segundos a mirar tu plato y lo que contiene.
  • Después, nota como tu boca comienza a salivar. Prueba un poco de tu comida y saboréala.
  • Detecta e identifica los sabores.
  • Come despacio e intenta respirar profundo después de tragar.

Estos consejos pueden ser muy útiles a la hora de controlar tu apetito y  también lo son para evitar tentaciones. Cuando tengas un antojo, sigue este mismo proceso.  Como ves, con las técnicas de respiración adecuadas es más fácil controlar lo que comes.

¿Por qué son importantes las técnicas de respiración?

Saber respirar bien y convertirlo en una rutina a través de la puesta en marcha de técnicas de respiración puede cambiar radicalmente tu día a día. Respirar bien aumenta la capacidad de concentración física y mental y evita ataques de ansiedad o pánico. La respiración está muy ligada  la gestión de nuestras emociones y, si sabes controlarla, puedes controlar también tu estado de ánimo. En el plano físico la respiración influye en el sistema digestivo tanto en la distribución de nutrientes  como en la eliminación de toxinas.

Generalmente, las técnicas de respiración te enseñan a respirar de forma profunda ayudándote a utilizar correctamente tus órganos (abdomen, zona intercostal y pecho) y a aprovechar todo el potencial de tu cuerpo. Después, sólo tienes que elegir aquella que sea más adecuada para ti.

[hs_form id=”10″]