dietas para adelgazar

¿Cómo hacer que funcionen las dietas para adelgazar?

Dieta de la piña, de la alcachofa, del pomelo, de los puntos, de la carne, del pescado… Hay dietas de todos los colores y sabores, pero no todas consiguen los efectos que deseamos: adelgazar sin dañar nuestra salud. ¿Cuál es la clave del éxito? ¿En qué se basan las dietas para adelgazar que consiguen sus objetivos? ¡Vamos a verlo!

Adaptar la dieta a cada persona

Lo que a mí me engorda, a ti te adelgaza”, ¿cuántas veces has dicho esa frase? Cada persona procesa los alimentos – las grasas, los hidratos de carbono, las proteínas…- de forma diferente. La genética que nos ha tocado en suerte no solo determina el color de nuestra piel o cabello, también interviene en la forma de procesar los nutrientes de los alimentos y de gastar la energía que producen.

Así, la primera clave del éxito de las dietas para adelgazar es adaptarlas a tu propio organismo. Para ello lo mejor es acudir a un buen nutricionista y, por supuesto, combinar una dieta saludable con la práctica diaria de ejercicio físico.  

Mientras, puedes conocer las claves de una vida sana con el eBook a continuación:

[hs_form id=”5″]

También te recomendamos que hagas nuestro test y nuestros nutricionistas elaborarán tu Plan dietline®.

Para todas las dietas para adelgazar, hábitos saludables

Coger buenas costumbres a la hora de comprar o de cocinar es más fácil de lo que parece y, además, los resultados te van a encantar. Algunos consejos:

Muy importante: ¡buenos hábitos a la hora de comprar!

Aunque no lo parezca, hacer una buena compra diaria es una de las claves para que funcionen las dietas para adelgazar. ¿Cómo vas a dejar de sentir la tentación de comer dulces si tu carrito de la compra está lleno de bollitos, yogures de chocolate y galletas? No sirve la excusa de que esos productos son para los niños ya que tampoco a ellos les hace ninguna falta adquirir el hábito de comer dulces procesados a diario.

Así que, lo dicho: si expulsas la tentación de comer de tu frigorífico y tu despensa, llevarás mucho mejor los sacrificios lógicos que exige cualquiera de las dietas para adelgazar.

Otra esencial: cocinar con buenas costumbres

Preparar el pescado a la plancha en lugar de freírlo, sustituir la mantequilla por el aceite de oliva o añadir más verduras a un rico guiso de carne son algunos de los muchos hábitos saludables que podemos incorporar a nuestra forma de cocinar casi sin darnos cuenta.

Además, en cuanto practiques un poco te darás cuenta de que gastas menos aceite y harina, que la cocina se mancha menos y que prepararás los platos igual de rico que antes ¡o más!  Todo son ventajas.

Algunos ejemplos de buenos hábitos a la hora de cocinar:  

  • Olvídate de que los alimentos se pueden freír. Si tienes freidora, guárdala en el altillo más alto de la casa.
  • Para hacer carne o pescado a la plancha utiliza aceite de oliva, no mantequilla.
  • Las verduras al vapor tienen más textura, color y sabor que si las preparas hervidas.
  • Da sabor a tus platos con especias o caldos naturales de pollo o pescado en lugar de con los típicos cubitos industriales.

¿Quieres ver algunas ideas de menús saludables para adelgazar? Haz click aquí.

Adaptar la dieta a la persona, y no la persona a la dieta. Adquirir hábitos saludables a la hora de comprar y cocinar son dos de las claves del éxito de los planes y las dietas para adelgazar. ¿Conoces más claves? Deja tu comentario aquí, en Siken te cuida.