¿Pensando en empezar a correr? Evita estos errores comunes

El running se ha puesto muy de moda en los últimos años, lo evidencia el creciente número de maratones, medios maratones y competiciones que se organizan para cualquier ocasión. Tanto en los parques como en las aceras en las ciudades, si te fijas, verás varias personas que se dedican a este deporte.

Para muchos puede resultar atractivo por ser una forma fácil, económica y divertida de quemar grasas, o porque permite practicar en cualquier momento. Sea cual sea el motivo que te ha llevado a ti también a contemplar la idea de empezar a correr, seguramente has tomado una buena decisión. Hacer deporte siempre aporta muchos beneficios.

[hs_form id=”5″]

Pero… ¡Siempre hay un “pero” en la vida! Antes de lanzarte a la carrera queremos ponerte en guardia ante algunos errores comunes que suelen hacer los principiantes en esta disciplina aparentemente muy natural y sencilla. Conocer las bases para un buen entrenamiento te permitirá evitar lesiones y conseguir resultados más efectivos, además de disfrutar.

Error nº 1: Practicar con un calzado cualquiera

Ir a correr es sin duda un deporte de bajo coste comparado con otros que exigen clases dirigidas y equipos caros. La única inversión que tendrás que hacer desde el primer día es en un buen par de zapatos para running. Esto te evitará dolores y problemas en las articulaciones que pueden surgir después de un tiempo practicando con zapatos poco adecuados.

empezar a correr

Error nº 2: Correr más de lo que deberías

Como en cualquier deporte, si es la primera vez que practicas o hace mucho tiempo que no haces ejercicio físico, tienes que dar a tu cuerpo un periodo de adaptación.

Ir a correr tiene que ser un ejercicio gradual. Empieza con 5-10 minutos al día y siente tu cuerpo. Sobre todo la respiración te indicará si estás exigiendo demasiado a tu físico. No olvides considerar los tiempos de descanso para permitir al físico de recuperarse entre un entrenamiento y otro. La primera semana, por ejemplo puedes salir a correr 3 veces a días alternos. Poco a poco encontrarás tu ritmo.

Error nº3: Salir a correr y punto

El running, así como cualquier otra actividad podría resultar aburrido ya después de dos o tres entrenamientos si no se fijan unos objetivos. Antes de tirar la toalla o, mejor aún, antes de empezar a practicar investiga sobre diferentes técnicas y crea tu calendario con objetivos y rutas (cambiar recorridos es una buena técnica para disfrutar más del momento). Experimentar y seguir un método te dará muchas más satisfacciones.

Error nº4: No tomar suficiente agua

Correr es un deporte ideal para quemar calorías, además hace que el cuerpo transpire eliminando toxinas. Por esto hay que tener en cuenta que necesitarás hidratarte correctamente tomando la correcta cantidad de agua antes y después del ejercicio. Si tu objetivo es perder peso, Siken ha creado el complemento ideal para acompañarte en tu entrenamiento: la L-Carnitina Sport. Disuelta en agua te ayudará a transformar la grasa en energía mientras tu cuerpo cumple el esfuerzo físico.

Error nº5: Comer justo antes del entrenamiento

Aquí no hacen falta muchas explicaciones. Es poco oportuno comer poco antes de practicar cualquier tipo de deporte. Se aconseja alimentarse bien al menos dos o tres horas antes para que el cuerpo tenga el tiempo de efectuar la digestión. En general intenta seguir una alimentación sana y equilibrada que te aporte los nutrientes correctos para aguantar el esfuerzo. Por otro lado, evita alimentos demasiado grasos, azucarados o salados, que entorpecen el cuerpo y dejan una sensación de pesadez en el cuerpo.

Error nº6: Saltarse el antes y el después

Unos ejercicios de calentamiento previos permiten calentar los músculos para que no sufran por el cambio improviso. Cuando acabes, no te pares nunca de golpe. Deja un tiempo al corazón de bajar el ritmo, con un paso sostenido hasta que vuelvas a una respiración normal y luego realiza una serie de estiramientos para relajar la musculatura.

Teniendo bien claros estos puntos básicos podrás aprovechar todos los beneficios que aporta el ir a correr y disfrutar de modo seguro de un deporte que además te permitirá socializar con otros aficionados.