drenaje linfatico

Ventajas y desventajas del drenaje linfático

¿Has oído hablar del drenaje linfático? Se trata de un clásico tratamiento de belleza que, además, tiene muchos beneficios para nuestra salud: nos ayuda a moldear la figura, contribuye a eliminar líquidos y da un empujón a nuestro organismo para deshacerse de la celulitis y de otras imperfecciones en nuestro abdomen. Hoy en el blog de siken® aprendemos un poco más sobre un tratamiento que combina belleza y salud: el drenaje linfático.

[hs_form id=”5″]

¿Qué es el drenaje linfático?

El drenaje linfático es un tratamiento de masajes muy suaves y lentos que se aplica en diferentes zonas del cuerpo. Se considera un tratamiento de belleza porque sirve para:

  • Devolver la forma original de los brazos, las pantorrillas y las piernas que tienen exceso de grasa.
  • Eliminar las capas de piel muerta y devolver el brillo y la luminosidad a nuestra piel.

El drenaje linfático se considera un tratamiento saludable porque:

  • Nos ayuda a perder esos kilos de más eliminando las capas de grasa y la retención de líquidos.
  • Previene y elimina la celulitis de la zona de los muslos, las caderas, los glúteos, los brazos, etc.
  • Fortalece nuestras defensas y nos ayuda a evitar gripes y catarros.

Diferentes tipos de drenaje linfático

Hay  dos tipos de drenaje linfático, el manual y el asistido.

  • El drenaje linfático manual

En el drenaje linfático manual es un masajista especializado el que, con sus propias manos, nos aplicará masajes suaves, lentos y muy relajantes en los puntos de nuestro cuerpo donde haya grasa o líquidos acumulados.

Una sesión de drenaje manual se parece muchísimo a una sesión de masaje convencional, pero no lo es. Por eso es muy recomendable que te asegures que el centro de belleza donde te vas a hacer el drenaje linfático cuente con masajistas especializados y con mucha experiencia.

  • Drenaje linfático asistido

En el drenaje linfático asistido el terapeuta trabaja con dos herramientas: sus manos y unas máquinas que presionan ciertos puntos del organismo para acelerar los resultados del drenaje manual. El drenaje linfático es algo más barato que el manual porque exige menos tiempo de trabajo del masajista.

Ventajas del drenaje linfático

Las sesiones de drenaje linfático manual, asistido o una combinación de los dos métodos tienen interesantes ventajas para nuestra salud, por ejemplo:

  • Ayuda a nuestro organismo a eliminar esas toxinas que se van acumulando sin darnos cuenta.
  • Moldea nuestra figura.
  • Elimina el exceso de grasa, la celulitis, los michelines…
  • Consigue que nuestra piel esté más sana, flexible, luminosa y bonita.
  • Relaja nuestros músculos después de un día duro de trabajo.
  • Reduce el dolor y la sensación de hinchazón de piernas y pies.
  • Relaja nuestra mente y nos ayuda a controlar mejor el estrés y la ansiedad.

Drenaje linfático, un tratamiento que combinado con una dieta sana y equilibrada hace que nos sintamos más sanas, llenas de energía y con ganas de disfrutar de la vida a tope.