curcuma

Mejora tu digestión con la cúrcuma

¿Has oído hablar de la cúrcuma? Si ya la utilizas para tus recetas y te gusta, hoy te presentamos algunos motivos que te harán apreciar aún más esta especia. Si todavía no la has probado, al leer sus beneficios no te quedarán dudas: ¡no volverá a faltar en tu despensa!

[hs_form id=”5″]

Si no la has usado nunca, es probable que la tengas en tu despensa sin saberlo. De hecho, esta raíz de procedencia oriental se encuentra normalmente en el curry. Tiene un sabor casi neutro y un color que puede variar desde un tono amarillo intenso a naranja Por eso es ampliamente utilizada en la industria alimentaria como colorante natural bajo la etiqueta E100. Seguro que está en varios de los productos que consumes a diario: yogures, salsas, tés, mermeladas… ¡Compruébalo!

Las propiedades saludables de esta especia, en cambio, son menos conocidas. A beneficiarse de sus componentes son especialmente nuestras funciones digestivas. Aquí destacamos algunos de los poderes de la cúrcuma

¿Cómo utilizar la cúrcuma para aprovechar sus beneficios?

Si añades esta raíz por primera vez en tu dieta, puedes tener un poco de dudas acerca de cómo introducirla en tus platos, sobre todo si no manejas bien las especias o tienes poca experiencia en cocina. Tanto si te falta la inspiración, como si te surgen dudas en caso de embarazo y lactancia, resulta siempre útil consultar un experto que te aconseje la mejor forma de utilizar la cúrcuma.

En general la raíz, fresca o deshidratada, se puede añadir en varios tipos de platos fríos (por ejemplo mayonesas, salsa, hummus) o cocinados. Serán suficientes 2-3 cucharaditas al final de la cocción, para que la cúrcuma mantenga intactas sus propiedades. Combinarla con otras especias que te gustan podría ser una buena opción para mejorar su absorción y realzar el sabor de tus platos. La asociación con el comino, por ejemplo, además de ser muy agradable, incrementará sus propiedades digestivas y carminativas.

Para calmar las molestias de una digestión particularmente pesada o aliviar la acidez puedes recurrir a la preparación del té de cúrcuma. Una bebida altamente beneficiosa para nuestro aparato digestivo. Es muy fácil de preparar y te procurará una sensación de bienestar casi inmediata. Tan solo añadiendo una cucharadita de cúrcuma en polvo en una taza de agua caliente ya tendrás una bebida con excelentes propiedades. Si quieres, puedes añadir un poco de miel y algunas gotas de limón para darle un poco más de sabor.

Y por último, queremos dejarte un consejo. A la hora de comprar la cúrcuma elige preferentemente aquella envasada con todos los detalles de elaboración: productor, procedencia, referencia de lote y fecha de caducidad. También puedes encontrarla en puesto de mercado y tiendas de dietética. Sobre todo si es la primera vez que la consumes, ¡ojo! Es fácil confundirla con el colorante alimentario tartracina, muy parecido pero de origen químico y sin las propiedades beneficiosas de la cúrcuma.