mesoterapia facial

Respuestas a las dudas que tienes sobre la mesoterapia facial

Como bien sabes, nuestra piel pierde sus nutrientes naturales a medida que pasan los años. Los cambios hormonales, la excesiva exposición solar y la mala alimentación son algunas de sus causas.

Por fortuna,  tenemos a mano una novedosa técnica facial que puede ayudarnos a restituir los nutrientes perdidos: la mesoterapia, de la que ya te hablamos en un artículo hace unas semanas. ¿Sabes en qué consiste? ¿Tienes idea de cuál es su procedimiento y cómo potenciar sus beneficios?

Algunas claves sobre la mesoterapia facial

El ácido hialurónico es un componente natural que contribuye a mantener la elasticidad de la piel y su volumen. Sin embargo, a medida que envejecemos su presencia disminuye y esto provoca que nuestra piel pierdas algunas de sus propiedades y se reseque.

El objetivo de la mesoterapia facial es restituir este componente a través de un tratamiento de nutrientes inyectados. Está basado en procedimientos similares que han dado excelentes resultados para combatir la celulitis y la obesidad.

No obstante, a pesar de la aceptación y el creciente interés que sigue generando, todavía existen numerosos mitos y dudas en torno a este tratamiento. ¿Te apetece que echemos un vistazo a las preguntas más comunes?

Pero antes, te invitamos a que descargues nuestra guía sobre las claves para una vida sana. ¿Las cumples ya?

[hs_form id=”5″]

¿En qué consiste exactamente la mesoterapia facial?

El procedimiento básico consiste en la inyección de pequeñas dosis de antioxidantes, vitaminas y minerales debajo de la capa de la piel. Lo más habitual es que sean entre  10 y 14 sesiones, que se deben realizar alternando con una semana de descanso. Para que el tratamiento sea completo, además, se recomienda programar al menos dos sesiones de retoque al año.

¿Cuál es el contenido de las inyecciones?

Además de nutrientes, antioxidantes y vitaminas, las inyecciones de mesoterapia facial contienen niveles de ácido hialurónico, que es el encargado de proporcionar elasticidad y volumen a la piel. De esta forma lucirá más suave, tersa y radiante.

¿Dónde se realiza el tratamiento?

La mesoterapia facial se lleva a cabo habitualmente en consultorios especializados o spas de lujo. Lo más importante es que la persona que esté a cargo tenga los conocimientos necesarios para su aplicación. Cada especialista suele tener sus plazos y condiciones, aunque el método no suele variar demasiado.

¿Qué recomendaciones debe seguir antes de iniciar el tratamiento?

Para obtener unos buenos resultados, la mesoterapia facial exige recomendaciones previas como seguir una dieta baja en grasas, evitar el alcohol y otros estimulantes y beber gran cantidad de agua para ayudar a eliminar toxinas.

¿Cuáles son sus principales beneficios?

Aunque no todas las personas asimilan el procedimiento de la misma forma, lo cierto es que los resultados pueden empezar a notarse a partir de la segunda o tercera semana. En los mejores casos, se hacen visibles a partir de la primera sesión. ¿Cómo lo notarás? Tu piel lucirá más tersa y recuperará su color natural. La mesoterapia facial también ayuda a reparar las infecciones cutáneas postraumáticas, mejora el estado de las arrugas y frena el envejecimiento.

¿Qué debes hacer después del tratamiento?

Aunque es posible que se presenten efectos secundarios como el enrojecimiento de la piel y la aparición de pequeños granos, la mesoterapia no exige demasiados cuidados en  su etapa posterior. Se recomienda no exponerse al sol excesivamente, usar protector solar y llevar una dieta sana y equilibrada.