aprender a cocinar

Aprender a cocinar para alimentarse mejor

Comer fuera o comprar comida precocinada es una opción que permite salir de un apuro y es válida si se utiliza muy de vez en cuando. Si se transforma en una costumbre, en cambio, puede representar un riesgo para la línea y la salud. Los ingredientes utilizados en los preparados industriales, además, hacen que todos los platos sepan más o menos igual: muy salados o demasiados dulces. ¿La idea de comer mejor da vueltas en tu cabeza hace tiempo? Aprender a cocinar saludable puede ser la solución que buscas para garantizar la mejor alimentación para ti y para tus queridos.

[hs_form id=”5″]

¿Te sumas al reto? En este artículo verás claramente cuánto influye preparar tus propios platos sobre tus hábitos alimenticios, tu línea e incluso tu humor. Quizás, después, cocinar en casa no te parecerá tan aburrido o complicado.

El secreto está en la variedad en la lista de la compra

La alimentación saludable es el tema que cada vez más preocupa hombres y mujeres de todas las edades, porque es consabida la relación entre comer bien y mantenerse en forma. Organizar tus propios menús significa saber qué comes y prevenir problemas de salud, a parte de producir el combustible necesario para que tu cuerpo funcione. La lista de la compra es el primer paso para aprender a cocinar. Si no sabes por dónde empezar, te aconsejamos seguir estos simples consejos:

  • Investiga cuáles son las frutas y las verduras de temporada e intenta comprar las de procedencia local, te garantizará más sabor e ingredientes más frescos para tus platos.
  • No pueden faltar cereales, especialmente los integrales que aportan fibra y energía.
  • Las legumbres secas son muy versátiles y garantizan un buen aporte de proteína vegetal.
  • Elige carnes y pescados frescos bajos en grasas, los podrás cocinar en diferentes modos, son digeribles y perfectos tanto para la comida como para la cena.
  • Busca ideas de menús saludables semanales para encontrar la inspiración y crea un pequeño calendario para no tener que perder tiempo en buscar la receta a última hora.

Todos los platos son diferentes cuando cocinas tú

Has intentado preparar esa tortilla de patatas que te salió divina hace una semanas y no logras conseguir el mismo resultado. ¿Te ha pasado alguna vez? Esto ocurre porque el mismo plato casi nunca sale igual; los ingredientes, tu humor o el ambiente donde lo prepares pueden condicionarte. Por esto se dice que cocinar es experimentar y, mientras experimentas, entrenas tus sentidos y disfrutas aprendiendo las asociaciones entre los ingredientes.

Aprender a cocinar es un juego

Saborear intentando identificar los matices de los ingredientes es un ejercicio de relajación que te aleja de preocupaciones y te hace centrar en la experiencia que estás viviendo. Resultado: evitarás molestias digestivas causadas por el estrés y las prisas y estarás fomentando tu creatividad.

Cocinar es más entretenido si se hace en compañía

El valor cultural de la comida es indiscutible. Cocinar para una persona querida o comer con los tuyos ya dice mucho de la importancia social que tiene la comida. Pero, ¿has experimentado alguna vez preparar una cena junto con tus amigos o hijos? Cocinar puede ser un momento muy divertido y educativo.

Para enseñar este valor a los más pequeños, en algunas escuelas ya se dan clases de cocina. Una iniciativa muy importante para que las generaciones futuras aprendan la importancia de la nutrición y desarrollen el gusto para los platos más saludables.

Nunca es tarde para aprender a cocinar y disfrutar creando nuevas combinaciones saludables para tus platos. Sin embargo, con los ritmos de la vida moderna, no siempre es fácil organizarse para preparar menús caseros. En estos casos procura elegir platos preparados equilibrados, que te aporten la energía que necesitas sin abusar de las grasas saturadas. En siken hemos estudiado unos productos para facilitar la preparación de tus menús diarios: primeros, segundos y postres pensados para que disfrutes de tus comidas sin miedo a los ingredientes poco saludables. Así, de vez en cuando, podrás saborear platos listos sabrosos como los que haces tú.