pilates en casa

Pilates en casa: Guía para principiantes

Perder peso, mantener la línea o corregir malos hábitos posturales son solo tres de los innumerables beneficios que se atribuyen al pilates. Quizás, uno o todos los efectos atribuidos a esta disciplina coinciden también con tus metas. Si es así, te será aún más fácil entender los mecanismos y empezar a practicar pilates en casa aunque, de momento, sepas muy poco al respecto.

[hs_form id=”5″]

No te preocupes por esto: en este post encontrarás una introducción a los principios del pilates y los consejos prácticos que necesitas par poder empezar hoy mismo con tu primera clase.

Pilates en casa: Breve introducción

Antes de empezar, es una buena idea conocer un poco más sobre esta disciplina. El método (que debe su nombre a su creador Joseph H. Pilates) fue desarrollado a mediados del siglo pasado con la intención de crear un sistema de gimnasia correctiva, y hoy en día es difundido y practicado por deportistas, bailarines y artistas para preparación y recuperación física. Su efectividad y beneficios lo han hecho muy popular en todo el mundo. Con los años, el pilates se ha desarrollado y combinado con otras disciplinas como el yoga,  combinación de la cual surgen los yoguilates.

Hacer pilates no es solo practicar ejercicio físico sino aprender a conocer tu propio cuerpo, trabajar tus límites soltando las tensiones y hacer que tu mente se relaje. De este modo, te vendrá bien tanto para bajar peso como para controlar los niveles de estrés.

Las bases del pilates

El método se basa en unos principios que se mantienen hasta hoy:

  • Buena concentración
  • Control muscular
  • Centro de energía en la zona abdominal
  • Respiración consciente y poderosa

Los ejercicios son estudiados para trabajar estos aspectos y permiten efectos beneficiosos para el cuerpo y la mente, además de mejorar la postura en general.

Pilates en casa: Antes de la práctica…

Para realizar tus primeros ejercicios de pilates en casa procura elegir un espacio tranquilo y adaptarlo a tus exigencias. Si hay muebles apártalos para no chocar y hacerte daño durante la práctica. Buena parte de los ejercicios los realizarás tumbada, así que sería oportuno utilizar una esterilla. Recuerda vestir ropa cómoda que te permita moverte sin molestias.

Recomendaciones:

  • Aunque podrías pensar lo contrario, el pilates en casa te hará sudar, así que es importante que elijas muy bien tu ropa porque no solo tendrá que ser cómoda para facilitar los movimientos sino que debe estar hecha con material natural, de modo que permita la transpiración.
  • Elige una esterilla de unos 4,5 mm o más de grosor para que tu columna quede bien protegida durante los ejercicios.
  • Tener una mantita o un cojín al lado puede ayudarte a realizar algunos ejercicios.
  • Recuerda que la flexibilidad se alcanza con la práctica. Todos somos diferentes y los ejercicios que para ti pueden resultar muy simples no lo serán para otra persona y viceversa.
  • Durante la clase puedes ir descalza o llevar calcetines de algodón. Esto es subjetivo.
  • No hagas cualquier ejercicio para empezar. Lo ideal es que hagas una pequeña búsqueda en internet y encuentres algunos ejercicios básicos guiados. Una alternativa son los cds para pilates en casa, que puedes encontrar online o en librerías.
  • Si empiezas una clase, intenta seguirla hasta el final. Si algunos ejercicios son demasiado complicados al principio, busca variantes más básicas. Es muy importante que una vez empezada la clase sigas hasta terminar para permitir el trabajo completo sobre los músculos y la columna, aprovechando todos los efectos de la sesión.

Mirar vídeos tutoriales antes de empezar te ayudará a entender mejor los ejercicios y seguir con más precisión los tiempos. Si te sientes cómoda practicando el pilates en casa, en poco tiempo irás avanzando y, lo mejor de todo, apreciando sus beneficios.