peso ideal

¡Cuidado! El estrés podría estar afectando tu peso ideal

¿Has pensado alguna vez que el estrés podría ser la causa de las alteraciones que se producen en tu peso ideal? Así es. El estrés no afecta solamente nuestras emociones, también produce desequilibrios mentales y físicos según el nivel de ansiedad y tensión que se sufra. Esto en algunos casos, especialmente si los niveles de estrés superan ciertos límites, desencadena reacciones como la producción del cortisol, definida como la “hormona del estrés”.

[hs_form id=”5″]

Puesto que se trata de algo muy subjetivo y puede afectar a las personas de modo diferente, resulta difícil medir el estrés. Es cierto que hasta ciertos niveles es bueno, porque representa una forma de protección adoptada por el cuerpo para mantenerse atento frente a los estímulos externos que causan tensión, pero es bueno aprender a mantenerlo bajo control.

¿Cómo medir el estrés?

Al ser algo muy subjetivo y muy conectado con las emociones, algunas personas pueden caer víctimas de las consecuencias del estrés por causas aparentemente poco importantes, como podrían ser nuevos desafíos en el trabajo, una mudanza, un viaje o un cambio en la rutina habitual.
¿Cómo reconocer si estás sufriendo los efectos del estrés elevado? Casi siempre los desequilibrios internos se manifiestan en el exterior y el organismo envía señales de alerta como:

  • Exceso de grasa en la piel
  • Caspa y cabello seco
  • Intestino irritable
  • Estreñimiento
  • Dolor de cabeza
  • Ansiedad
  • Cambios de peso repentino (pérdida y subida de peso no necesariamente conectada con un cambio en la dieta)

Si percibes algunos de estos síntomas, tu cuerpo podría estar comunicando que necesitas bajar el ritmo o trabajar tus emociones para volver a unos niveles normales de estrés.

Aprende a gestionar el estrés y recupera tu peso ideal

Cuando se trata de estrés es muy importante hablar de prevención. Todas deberíamos aprender a controlar y entender las emociones para que el estrés no tome el control de nuestras acciones. No se trata de una tarea fácil, pero hay varias técnicas que pueden ayudarte en este sentido. Aprender a gestionar el estrés es importante para mantener el equilibrio físico y mental y siempre útil porque te ayuda a vivir mejor. Algunos métodos eficaces para ayudarte a mantener tu peso y tu estrés bajo control podrían ser:

  • Practicar deporte varias veces por semana: la actividad física mejora el estado de ánimo y es ideal para perder calorías.
  • Meditar cada día puede ser una excelente opción para conocerse mejor, tener una visión general de lo que está pasando en tu vida y, al mismo tiempo, desconectar de todo por algunos instantes para reconectar contigo misma.
  • Tomar infusiones relajantes antes de dormir. Plantas como la pasiflora, la valeriana o la melisa son perfectas para bajar la tensión y descansar mejor.
  • Alimentarse bien y de forma equilibrada evitando platos muy grasos o comida industrializada que puede alterar tu humor por no aportar los nutrientes más adecuados.
  • No solo la medicina convencional sino que la alternativa puede ser tu aliada en caso de estrés elevado o para prevenirlo. Reflexoterapia, reflexología podal, aromaterapia, acupuntura o las flores de Bach son algunas técnicas muy difundidas y a menudo empleadas para este tipo de desequilibrio psicofísico.

Mantener una actitud positiva debería representar siempre el denominador común en tu vida. La manera de enfrentar las cosas puede cambiar completamente el desarrollarse de una situación. Prueba con esta fórmula, no pierdes nada y quizás podrás percibir cada situación estresante que se presente en tu vida de otro modo.