te o cafe

Té o café, ¿qué es mejor?

Una pregunta que puede ser que te hayas hecho recientemente si acumulas un poco de cansancio acumulado es la siguiente: ¿Qué es mejor, tomar té o café?

[hs_form id=”5″]

Todavía no hay una respuesta o pruebas de laboratorio que definan del todo la cuestión. Pero existen una serie de propiedades y evidencias que podrían llevarte a preferir uno en vez del otro. A continuación te proponemos un recopilatorio de pros y contras de cada una de estas dos bebidas. ¿Lista para definir con cuál de ellas te quedas?

Aspectos positivos y negativos de tomar té

Sea verde, rojo, blanco con leche o con limón, el es una bebida de orígenes remotos y todo es producido a partir de las hojas de una misma especie de planta: la Camellia sinensis. Si eres amante del té te gustará saber que es rico en antioxidantes y aporta muchos beneficios:

  • Ayuda a mantener la concentración alta durante todo el día.
  • Ayuda a prevenir la depresión.
  • Es un buen protector del corazón.
  • El té verde es aconsejado en regímenes adelgazantes porque puede ayudar a quemar grasas.
  • Según algunos estudios, tomar té habitualmente reduce los niveles de estrés.
  • La variedad verde aporta vitamina C y otros nutrientes saludables

¿La otra cara de la moneda? Tomado en exceso puede producir efectos menos saludables, como irritación intestinal, dificultad para dormir y es uno de los grandes responsables de las manchas dentales.

Aspectos positivos y negativos de tomar café

El café se asocia a menudo con el despertar, y quién toma café por la mañana dice sentir un aporte de energía casi inmediato. Pero en realidad, ¿sabías que la cafeína actúa sobre nuestro organismo algunas horas más tarde? Según algunos estudios, se habla de hasta 7 horas después de haber tomado la taza de café. A parte este pequeño detalle, el café ha sido hundido y rescatado varias veces por las investigaciones por sus supuestos daños y beneficios para la salud. Las últimas tendencias le atribuyen propiedades como:

  • Antioxidantes que ayudan a prevenir enfermedades degenerativas
  • Ser un protector del corazón
  • Aportar sales minerales y vitaminas
  • Proteger el hígado
  • Ayudar a mantenerse activos

Aparte, el café puede producir una aceleración del ritmo cardíaco en algunas personas así como problemas para conciliar el sueño por la noche.

Por lo general los efectos positivos de las dos bebidas superan los negativos. Muchas veces la elección depende más del gusto de cada uno, pero sí es cierto que el método de preparación, la calidad de la materia prima y el añadir o no azúcar inclinarán la balanza definitivamente.

Somos conscientes que la elección no es nada fácil entre té y café. Seguramente dependerá de tus gustos. Y tú, ¿lo tenías muy claro desde el principio o prefieres no tomar partido y seguir disfrutando un poco de cada una?