abdominales en casa

¡Cuidado con estos errores comunes al hacer abdominales en casa!

Hacer un poco de ejercicio todos los días te ayuda a mantenerte activa y vital. Si tu objetivo es perder peso sobre todo en la zona abdominal y has decidido empezar con la práctica como autodidacta, hacer abdominales en casa puede ayudarte a conseguir tu meta.

[hs_form id=”7″]

Si vas a empezar con la práctica o ya lo has hecho, debes tener muy claros algunos aspectos fundamentales para que tu rutina de ejercicios abdominales sea eficaz. Fijate en estos errores comunes y aprende a evitarlos o corregirlos para que la próxima sesión sea perfecta.

No utilizar colchoneta para hacer abdominales

Cuando se realizan ejercicios abdominales acostados boca arriba buena parte del peso corporal se apoya sobre el torso y la columna, ejercitando una presión importante sobre las vértebras. El uso de la colchoneta se hace imprescindible ya que ayuda a amortiguar y suavizar el contacto con el suelo. Comprar una colchoneta supone una inversión mínima que te puede evitar daños y facilitar la práctica de distintos ejercicios. ¡Vale la pena!

No controlar la respiración

La respiración es gasolina para los músculos. Trabajar los ejercicios y olvidarse de respirar significa duplicar el esfuerzo y cansarse más rápidamente. Cuando se realiza un ejercicio abdominal, el truco está en trabajar al ritmo de la respiración: inhalar cuando relajas los músculos y exhalas al contraer. Seguir la respiración, además, ayuda a fijarse menos en el esfuerzo y poco a poco podrás llegar más allá con la práctica.

Levantar demasiado los hombros

En los ejercicios abdominales clásicos, que se realizan tumbados boca arriba con las manos cruzadas detrás de la cabeza, el foco tiene que estar en la zona abdominal. Un error común en este ejercicio es pensar que cuanto más se levanten los hombros más intensa es la práctica. ¡Error! Lo más importante es trabajar la respiración en sintonía con el movimiento y empezar el movimiento desde la zona del ombligo. Los hombros apenas se levantan del suelo y los omoplatos quedan pegados a la colchoneta.

Practicar sin objetivos ni método

Hacer ejercicios sin programar una secuencia puede llevarte al abandono de la práctica muy fácilmente. Además, es bien equilibrar la rutina con ejercicios que trabajen todo el cuerpo, aunque el objetivo sea, por ejemplo adelgazar la zona abdominal. Prepárate una chuleta con unos cuantos ejercicios o busca vídeotutoriales para hacer tus ejercicios con un buen método. Así, también, podrás medir los resultados a medida que el tiempo vaya pasando.

Hacer sesiones superintensivas

Una sesión de abdominales debería durar aproximadamente 15 minutos. Trabajar los abdominales por más tiempo no trae más resultados y puede ser contraproducente porque te cansarás más y probablemente no tendrás fuerzas para practicar ejercicio al día siguiente.

No ser constante

Los ejercicios abdominales para dar resultados requieren constancia. Esto no significa tener que practicar todos los días, sino tener una rutina establecida (por ejemplo hacer ejercicios específicos 3-4 veces por semana) e intentar no saltarse las sesiones.

No incluir otros ejercicios

Ya hemos hablado más arriba acerca de la importancia de establecer rutinas que trabajen todos los músculos. Practicar solo abdominales sin calentamiento, por ejemplo, puede causar contracturas en los músculos de hombros y espalda.

No seguir una alimentación equilibrada

El ejercicio físico tiene que ir de la mano de una buena alimentación: equilibrada, nutritiva y lo más saludable posible. La hidratación también es importante y por eso se aconseja tomar entre 1,5 y 2 litros de agua al día. Algunos complementos alimenticios, además, se adaptan perfectamente a la rutina deportiva, y te ayudan a mejorar tu resistencia y a aliviar síntomas como la digestión pesada o la retención de líquidos.

No importa dónde y qué tipo de ejercicios hagas, lo que cuenta es que los realices de la manera más correcta para aprovechar todos los beneficios y evitar lesiones.