yoga iyengar

Practica el yoga iyengar con estos 5 pasos

Si eres de las que practica el yoga regularmente, no debes dejar de leer el siguiente post. Aunque creas saberlo todo sobre este ejercicio, deberías echar un vistazo a la modalidad que te presentamos a continuación: el yoga iyengar, o también llamado por algunos especialistas como yoga de la perfección.

[hs_form id=”7″]

Al yoga iyengar se le conoce así porque su principal objetivo es alcanzar una alineación de las posturas o asanas que conduzcan al equilibrio pleno del cuerpo y la mente. En realidad es una de tantas modalidades del Hatha Yoga que en los últimos años ha alcanzado gran difusión gracias a la labor del maestro BKS Iyengar, su creador.

No debemos olvidar que todos los tipos de yoga que existen son, en el fondo, el mismo. La gran diferencia está en el énfasis de cada uno, que puede estar en la respiración, el canto, la meditación o la transición entre las posturas.

En este caso, al yoga iyengar le interesa sobre todo el equilibrio, la resistencia, la fuerza, la respiración y, por supuesto, la meditación. Para ampliar nuestro conocimiento sobre esta modalidad, repasemos otras de sus características:

  • Emplea varias secuencias de posturas. Los practicantes deben dominar la transición de una a otra serie de asanas.
  • Permite aliviar algunas dolencias físicas y otras derivadas del estrés.
  • Produce una sinergia entre el sistema musculoso, los sistemas regidos por órganos, la mente y la intelectualidad.
  • Pone en práctica técnicas de expansión y ralentización de la respiración.
  • Aumenta la sensación y bienestar tanto del cuerpo como de la mente.

Cinco pasos básicos para practicar el yoga iyengar

Pero vayamos al grano. ¿Te apetece practicar esta modalidad de yoga? Si es así, aquí te damos algunos pasos básicos para que empieces a hacerlo. Toma nota:

1) Estudia las diferentes asanas:

Como te hemos dicho antes, el yoga iyengar se caracteriza por proponer varias series de posturas. Antes de ponerte en ello, estudia cuidadosamente cada serie y ten presente lo que se busca con cada una de ellas. Es importante que sepas el por qué de cada postura. Esto te ayudará en el momento de las transiciones.

2) Enfatiza en las posturas que más te convengan:

Cuando tengas un conocimiento básico del yoga iyengar, recuerda cuáles han sido tus motivaciones para iniciarte en su práctica e identifica aquellas posturas que, en función de lo que necesites, más te convengan. Recuerda que los beneficios de esta modalidad de yoga son tanto físicos como mentales y espirituales.

3) Incorpora accesorios:

Para facilitar el aprendizaje de las posturas, el yoga iyengar permite el uso de accesorios como mantas, sillas, bloques de madera y tirantes, entre otros. Antes de saber cuál es el más adecuado, es indispensable conocer tus necesidades.

4) Déjate guiar por un instructor:

Aunque llegues a dominar la técnica, no está de más que te dejes guiar por un experto o maestro en yoga iyengar. La ventaja de esto es que podrás avanzar en las asanas hasta que llegues a perfeccionarlas. Acude a una academia o institución especializada en esta técnica. En España existen varios centros dedicados a su enseñanza.

5) Dale un espacio relevante en tu día a día:

Por último, no olvides que lo más importante de todo es que sepas abrirle un espacio a este ejercicio en tu día a día. No vale con practicarlo de vez en cuando. Si de verdad te interesa conocer sus beneficios, es necesario que establezcas una rutina y que dediques al menos dos o tres días a la semana a ello.