peeling facial

Peeling facial: el mimo que no puedes negar a tu piel

El peeling, que literalmente se traduciría como “pelar” la piel o exfoliación, es una acción que la piel realiza cada día para renovar la capa celular más externa y eliminar las células muertas. Con el paso de los años, este proceso vital se ralentiza y el peeling facial representa una técnica imprescindible para ayudar a la piel a regenerarse y deshacerse de esa capa de células muertas.

[hs_form id=”5″]

Es evidente que el peeling es un cuidado que no puede faltar en la rutina de belleza de una mujer. Sin embargo, es muy importante saber cuál es el peeling más indicado para tu piel, ya que no todos los peelings actúan de la misma forma y no todas las pieles son iguales.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que existen diferentes tipos de peeling y los puedes elegir según las exigencias:

  • Peeling natural o casero: es el peeling hazlo tú misma que se puede hacer en casa tanto con productos naturales como con cosméticos. Está indicado para las pieles más sensibles que no tienen muchos problemas estéticos (manchas, acné, arrugas).
  • Peeling superficial: es algo más profundo que un peeling casero y se puede adoptar para actuar sobre pequeñas imperfecciones de la piel como son las arrugas ligeras, las manchas causadas por el sol o el acné.
  • Peeling medio: actúa más en profundidad sobre arrugas, acné, manchas… Lo que hace es producir una descamación de la piel y un enrojecimiento de la zona. Por eso, las sesiones se realizan como mucho cada 6-7 semanas.
  • Peeling profundo: este tipo de exfoliación más profunda tiene que ser realizada por un profesional. Actúa eliminando arrugas superficiales, manchas y otros tipos de imperfecciones de la piel, pero causa un enrojecimiento que puede persistir durante 3-4 días.

Una vez detectado el tipo de tratamiento que necesitas, tienes que saber que hay varias técnicas para realizarlo:

  • Técnicas mecánicas: son las que actúan por abrasión a través de la fricción de micropartículas sobre la piel. Es la típica exfoliación que puedes realizar también en casa utilizando azúcar limón, por ejemplo. Este tipo de peeling es utilizado también en centros de estética con productos de belleza de diferente tipología.
  • Técnicas químicas: a través de este método, la capa superficial de piel muerta se elimina por procesos químicos abrasivos. Las sustancias químicas (ácido retinoico, por ejemplo) trabajan causando la eliminación de las células más superficiales dejando la piel más limpia y luminosa.
  • Técnicas innovadoras: el láser de CO2 y el peeling ultrasónico son dos técnicas que se realizan en clínicas dotadas de maquinaria especializada. En estos casos será un especialista a evaluar caso por caso y aconsejarte la mejor opción para tu piel.

Conocer las diferentes opciones te ayudará a encontrar la técnica ideal para ti. Sea el peeling que sea, recuerda que es importante tener cuidado si la piel presenta infecciones o heridas. Después del peeling, es mejor no exponerse directamente a los rayos del sol durante algunos días. A veces los resultados del peeling se notan solo al cabo de unos días. Por eso, ¡hay que tener un poco de paciencia, pero el resultado valdrá la pena!