ejercicios de pilates con pelota

Siete ejercicios de pilates con pelota para mantenerse en forma

¿Conoces el pilates? ¿Sabías que es un excelente aliado para mantenerte en forma? ¿Has utilizado alguna vez la pelota de pilates?

[hs_form id=”7″]

El uso diario de la pelota de pilates puede ayudarte en tu objetivo de adelgazar de forma sana y conservar una figura atractiva. Ahora que ya lo sabes, sólo necesitas un par de datos extra para sacarle el máximo provecho.

También conocido como pelota suiza, pelota de ejercicio o fitball, se trata de un recurso novedoso y fácil de usar a la hora de establecer una rutina de ejercicios que nos permita mantenernos en forma.

La mayoría de las personas lo relaciona con las múltiples ventajas que supone cuando el objetivo es aliviar dolores musculares, especialmente en la espalda, la cintura y el abdomen. Sin embargo, no son sus únicos usos. La pelota también puede incorporarse como un recurso más en tu rutina de ejercicios.

Entre sus principales beneficios se encuentra la mejora de nuestra coordinación, el aumento de la resistencia de los músculos y ligamientos y la activación de grupos musculares específicos.

Ejercicios de pilates con pelota que puedes poner en práctica

¿Te habías imaginado que sirviera para tantas cosas? Estas son sólo algunas de las ventajas que supone utilizar la pelota con pilates en tu día a día para conservar tu figura. Para que puedas ponerte en ello en el menor tiempo posible, a continuación te proponemos siete ejercicios básicos que no deben faltar en tu rutina:

1) El puente:

Es una de las posturas más comunes del pilates. El objetivo principal es reforzar la zona abdominal, los glúteos y los isquiotibiales. Debes tumbarte boca arriba, con los brazos y las manos apoyadas en el suelo y los pies sobre la pelota. Mantén el cuerpo recto, como si estuviera en una diagonal, y conserva la postura durante 10 segundos. Este mismo movimiento debes repetirlo al menos diez veces en cada sesión.

2) El puente con flexión de rodillas:

Debes adoptar la misma postura del punto anterior. La diferencia es que levantarás una de las dos piernas en un ángulo de 45 grados. Mantén esa posición al menos durante 5 segundos y repítela en cada serie.

3) El puente con pierna levantada:

En la misma postura que los dos ejercicios anteriores, flexiona las rodillas y sube los pies en la pelota de pilates. Estira el cuerpo hasta que forme una diagonal perfecta con el suelo. Luego desplaza la pelota con los pies hacia adelante y hacia atrás. Repítelo hasta que tengas control absoluto de la pelota.

4) Oblicuos:

Túmbate de medio lado hasta quedar ligeramente acostada sobre la pelota, apoyando la cintura en su curvatura, y entrelaza tus manos en la nuca. Sube y baja el cuerpo sin perder el dominio de la pelota.

5) Sentadillas:

Coloca la pelota entre una pared y tu espalda. Agáchate hasta adoptar una postura de 90 grados, como si estuvieras sentada en una silla, y sube y baja lentamente. Repite este ejercicio al menos 12 veces en casa sesión.

6) Rotación:

Acuéstate boca arriba sobre la pelota con los pies firmemente apoyados en el suelo. Pon las manos detrás de tu nuca. La idea es que gires a la derecha y a la izquierda sin que pierdas el control de la pelota y que utilices el abdomen para levantar tu torso. Cada vez que cambies de sentido regresa a la posición inicial.

7) Navaja:

Coloca tus manos en el piso y las espinillas en la pelota, tal como si te dispusieras a hacer flexiones. Luego, empleando a fondo los músculos de la parte baja del abdomen, lleva las rodillas tan adelante como puedas y mantén la postura unos segundos. Regresa a la posición inicial y repite el mismo ejercicio varias veces.

¡Prepara tu colchoneta y tu pelota de pilates y ponte en forma con estos sencillos ejercicios!