piernas hinchadas

Piernas hinchadas: la clave está en la prevención

Las piernas hinchadas representan una molestia común que en muchas personas (las mujeres más que los hombres) se presentan con frecuencia como una pesadilla recurrente. Si ya has tenido alguna vez este problema, sabrás que el verano es la peor época para tus piernas y tobillos. Por eso, ¡no dejes que te encuentre desprevenida!

[hs_form id=”5″]

Te traemos algunas aclaraciones sobre las causas más comunes que pueden provocar esta sensación de pesadez en las extremidades inferiores y unos consejos para prevenir o aliviar las molestias leves.

¿Por qué en verano se me hinchan las piernas?

Cuando se trata de un problema leve por lo general las causas se deben a una mala circulación sanguínea y a la consecuente retención de líquidos. Ésta a la vez puede depender de muchos factores:

  • Vida sedentaria
  • Factores hereditarios
  • Excesos en la dieta, como tomar mucha sal, azúcar, café, alcohol…
  • Tomar poca agua
  • Otras enfermedades que alteran la circulación
  • Utilizar calzado poco adecuado o ropa muy apretada a menudo
  • Problemas intestinales
  • Síndrome premenstrual
  • Sobrepeso
  • Edad
  • Tomar algún tipo de medicamento

Prevención y remedios contra las piernas hinchadas

  • Hacer actividad física es algo que no puede faltar en tu vida si sufres este tipo de problemas. Con el movimiento, no importa qué tipo, puedes mejorar tu circulación y poco a poco mejorar la funcionalidad de tus venas.
  • Otro aspecto que deberías cuidar todo el año es, sin duda, la alimentación. Una dieta equilibrada rica en fibra vegetal, agua y algo de proteína y tomar abundante agua, te ayudarán a mantenerte en forma y evitar este tipo de molestias durante el verano.
  • Bajar de peso también es fundamental para evitar esta molestia y otras consecuencias.
  • Cuando se empiece a acercar la estación más calurosa, puedes hacer un poco de prevención tomando algún complemento diurético a base de plantas, que te ayudará a equilibrar tu cuerpo y evitar la retención de líquidos.
  • Para mejorar el estado de las piernas y los tobillos hinchados, puedes recurrir a la aplicación de cremas específicas (hay muchas en el mercado y funcionan) y sobre todo descansar en la medida de lo posible.
  • Llevar ropa cómoda y calzado con una cuña de 2-4 cm, siempre y cuándo sea posible.
  • Los masajes drenantes profesionales son una buena opción para aliviar los síntomas de la retención de líquidos. Prueba con varias sesiones.
  • Un truco para aliviar esa sensación de letargo que se apodera de ti cuando hace calor consiste en aplicar durante unos minutos algo fresco en la zona. Puede ser una bolsa con hielo o un saco térmico.
  • Por último, puedes recorrer al método más clásico: levantar las piernas para ayudar la sangre a fluir mejor o incluso colocar una almohada o una mantita por debajo de los pies cuando vayas a dormir, levantando unos cm la parte inferior del cuerpo.

En muchos casos la prevención lo es todo y si bastan pequeños gestos cotidianos para vivir mejor. ¿Qué te parece el plan de tener unas piernas ligeras y ágiles este verano?