lifting facial

Rejuvenece tu rostro con el lifting facial sin cirugía

¿Quieres rejuvenecer tu rostro con un lifting facial? ¿Estás buscando un tratamiento antiarrugas eficaz y poco invasivo?

[hs_form id=”5″]

Por suerte, en las últimas dos décadas este tipo de procedimientos ha experimentado una gran evolución. Entre otras novedades, ahora podemos optar a métodos más sencillos y cada vez más alejados de quirófanos y clínicas. ¿Quieres descubrir algunos de estos procedimientos?

Lifting facial sin cirugía, ¿en qué consiste?

Atrás han quedado los métodos faciales en los que se eliminaban las arrugas a punto de bisturí. Por fortuna, el lifting facial ha evolucionado hasta alcanzar una nueva técnica de rejuvenecimiento. ¿Quieres saber de qué se trata?

El lifting facial sin cirugía es básicamente la nueva versión del lifting tradicional, aunque con el plus de que no requiere anestesia ni el protocolo típico de una cirugía convencional realizada en el quirófano.

Basta con realizar una serie de infiltraciones de diferentes productos en el rostro, como por ejemplo colágeno, ácido hialurónico, vitaminas y oligoelementos que nos ayudan a rehidratar la piel y a eliminar las arrugas.

O dicho de otra forma, la idea es proporcionarle a la dermis facial las sustancias que ha perdido con el paso de los años, un proceso que por lo general es sencillo, rápido y que no supone riesgos para nuestra salud.

Además, se aleja de aquellos tratamientos de carácter permanente, de relleno o que requerían el estiramiento de ciertas zonas de la cara. El lifting facial sin cirugía es más sencillo y puede complementarse con comprimidos o cremas reafirmantes para la etapa de recuperación y los momentos posteriores del tratamiento.

Tipos de lifting facial sin cirugía y principales beneficios

Existen numerosas técnicas de lifting facial sin cirugía. Algunos especialistas aplican los hilos tensores, los rayos láser y otros incluso son partidarios de las técnicas de masaje asistido como el de la radiofrecuencia facial.

Sin embargo, en la actualidad existe un consenso más o menos generalizado sobre los dos tipos de lifting facial sin cirugía con mejores resultados: la mesoterapia.

Dentro de este tratamiento podemos diferenciar dos prácticas diferentes: la mesoterapia facial con infiltraciones y la mesoterapia facial con ultrasonidos.

Ambos tienen la misma finalidad, que es vigorizar y estirar la piel del rostro hasta que luzca más consistente, tersa y rejuvenecida. Sin embargo, la principal diferencia radica en los métodos que emplean para ello.

En la primera, los productos se aplican directamente sobre la piel del paciente gracias a una aguja finísima. Esta técnica tiene la ventaja de irradiar toda la zona deteriorada y, por tanto, el tratamiento antiarrugas casi siempre es más eficaz.

Por el contrario, en la mesoterapia con ultrasonidos se aplican los productos sin que sean necesarias las inyecciones sobre la piel. Simplemente, se ponen en las zonas y la piel se somete a una máquina que produce ultrasonidos, que son los encargados de que las sustancias regeneradoras penetren en la dermis.

Además de rehidratar la piel y devolverle su textura y propiedades naturales, el lifting facial sin cirugía ofrece beneficios como:

  • Ayuda a la sujeción del rostro sin que pierda naturalidad.
  • Reduce la flacidez de los tejidos faciales.
  • Aumenta la elasticidad y apariencia más radiante.
  • Reconstruye los músculos
  • Ayuda a reducir la papada.
  • Elimina los surcos y arrugas que aparecen alrededor de la boca.
  • Utiliza tecnología científicamente

Aunque el tratamiento debe adaptarse a las características de cada piel, por lo general se necesitan entre 10 y 15 sesiones para que la dermis facial recupere su aspecto natural y luzca verdaderamente renovada.