Colesterol-alto

Colesterol alto: síntomas para detectarlo

Por lo general asociamos la palabra «colesterol» a algo negativo. Sin embargo, lo cierto es que se trata de una sustancia necesaria para el buen funcionamiento del organismo y de la cual no podemos prescindir.

[hs_form id=”5″]

El secreto radica en saber controlarla y en detectar a tiempo los síntomas de una alteración.

Es decir, el colesterol no es un problema en sí mismo. Es una sustancia segregada en buena medida por el hígado, aunque nuestro cuerpo también la absorbe de alimentos que contienen grasas o que son elaborados a base de ellas.

De hecho, en sus niveles normales, el colesterol cumple un conjunto de funciones esenciales  en nuestro organismo, por ejemplo la producción de ácidos biliares, que son los responsables de la digestión de las grasas, o incluso la formación de hormonas sexuales y tiroideas.

El mal concepto que tenemos de esta sustancia se debe sobre todo a los problemas asociados a sus altos niveles; es decir, cuando su presencia en el organismo es mayor de la recomendada y puede generar serios problemas para nuestra salud.

Uno de los más conocidos es la aterosclerosis, que se produce por la acumulación de esta sustancia y de otros lípidos en las paredes arteriales, y que por eso mismo impide la buena circulación en el resto del organismo. Una buena proporción de los problemas cardiacos son causados por esta situación.

¿Cómo saber si tienes los niveles de colesterol altos?

El asunto, pues, pasa por saber detectar a tiempo cuándo nuestros niveles de colesterol son mayores de los recomendados. Ahora bien, ¿cómo saberlo? ¿Qué métodos existen para determinar si padecemos de ello o no?

Hasta el momento, la prueba más efectiva para detectar los niveles altos de colesterol son las analíticas de sangre, las cuales deben realizarse a partir de los 20 años. Es importante hacerlo periódicamente, una o dos veces en un mismo año, pues las señales del colesterol alto suelen tardar en manifestarse.

Sin embargo, antes de acudir al centro de salud y hacerte la analítica, también puedes determinar si padeces de colesterol alto por una serie de síntomas. A continuación te presentamos algunos de los más frecuentes:

  • Sensación de pesadez. Son comunes los dolores en la zona hepática.
  • Boca pastosa y seca.
  • Inflamación y entumecimiento de las extremidades. Es la consecuencia directa de la mala circulación. Algunas zonas del cuerpo, como pies y brazos, no reciben el flujo sanguíneo necesario.
  • Exceso de gases al término de las comidas. La digestión se ve seriamente afectada; el organismo tiene dificultad para digerir las comidas.
  • Pérdida de equilibrio. El cerebro tampoco recibe la sangre necesaria para su buen funcionamiento, lo cual genera cansancio, mareos y pérdida de equilibrio.
  • Nuevas intolerancias alimentarias. Es común que la persona afectada por el colesterol alto sienta repentina aversión o intolerancia hacia alimentos que no tendrían que generarle tales reacciones.
  • Excesiva agitación al realizar movimientos. El cansancio es otro de los síntomas clásicos del colesterol alto. La persona afectada se agita fácilmente al realizar esfuerzos mínimos o cualquier tipo de movimiento.

Pese a ello, es importante insistir en la necesidad de realizar las analíticas de sangre para la detección del colesterol alto, pues muchos de estos síntomas suelen confundirse con los de otras alteraciones físicas. Cuando eso ocurre, la situación de colesterol alto puede avanzar sin que nos demos cuenta.

Una forma de prevenirlo es adoptando una dieta saludable en la que incluyas productos bajos en grasa o con componentes como el Omega 3.