alimentos ricos en omega 3

Alimentos ricos en Omega 3, ¿cómo te benefician?

En otros post hemos hablado de las ventajas que supone consumir alimentos ricos en Omega 3 para perder peso. Hemos mencionado el pescado azul, las legumbres, las espinacas o el aceite de oliva, entre otros.

No obstante, lo que aún no hemos señalado es que estos productos tienen, a la vez, múltiples cualidades benéficas para nuestra salud. ¿Quieres saber cuáles son?

Comencemos por recodar que el Omega 3 es una sustancia poliinsaturada (de la familia de las denominadas «grasas saludables») esencial para el normal funcionamiento de nuestro organismo.

Sin embargo, la clave del asunto está en que nuestro cuerpo no la produce de forma natural, tal como sí ocurre con otros ácidos gástricos e intestinales. Nosotros mismos debemos suministrársela a través de alimentos elaborados a base de ella.

Una de las cualidades más conocidas del Omega 3 es que nos ayuda a mantener la forma. Esto es así porque al consumir alimentos como pescado azul, nueces, semillas, legumbres, frutos secos y aceites vegetales, entre otros, contribuimos a eliminar de nuestro organismo las grasas tradicionales, que son las principales causantes de problemas como la obesidad, el colesterol alto y los fallos cardiacos y circulatorios.

Pero no es la única. Te sorprenderías al saber los múltiples beneficios que una dieta basada en alimentos ricos en Omega 3 supone para tu salud y tu bienestar general.

Principales beneficios de los alimentos ricos en Omega 3

Como decíamos, el Omega 3 es una sustancia que se encarga, entre otras cosas, de la formación de membranas celulares, la producción de hormonas y antiinflamatorios y del normal funcionamiento de los sistemas nerviosos e inmunológicos. Sus principales cualidades se pueden resumir de la siguiente forma:

  1. Propiedades antiinflamatorias:

Las grasas que nos aportan los alimentos ricos en Omega 3 son especialmente útiles para prevenir enfermedades cardiovasculares y mantener el cuerpo en equilibrio. En este sentido, se recomienda su consumo a personas que sufran inconvenientes como gastritis, artritis, dermatitis, asma e incluso dolor menstrual.

  1. Propiedades dermatológicas:

Los ácidos proporcionados por estos alimentos tienen un efecto positivo sobre la salud de nuestra piel; mantienen sus propiedades naturales y evitan o mitigan los efectos de problemas como la celulitis, la sequedad, la psoriasis, etc.

  1. Propiedades curativas:

También se ha demostrado que el Omega 3 tiene la facultad de restaurar algunas de las funciones de nuestro organismo, como por ejemplo las vías circulatorias normalmente aquejadas por los altos niveles de colesterol. Para ello, una de las recomendaciones es adoptar la dieta mediterránea a nuestra mesa.

  1. Propiedades antioxidantes:

Este es otro de los usos más comunes de los alimentos ricos en Omega 3. Numerosos estudios científicos han confirmado sus cualidades a la hora de eliminar toxinas en el cuerpo y prevenir diversos tipos de cáncer, como por el ejemplo el de colón, de próstata o de mama. También disminuyen el tamaño de los tumores.

  1. Propiedades cerebrales:

Una buena parte de las grasas proporcionadas por los alimentos ricos en Omega 3 se concentran en el cerebro y en el sistema nervioso en general. Es por esto que ayudan a prevenir las alteraciones psicológicas y actúan como antidepresivos naturales. Es útil para personas que sufran insomnio, hiperactividad, estrés o ansiedad, además de proporcionar equilibrio ante los cambios estacionales.

Si quieres saber recetas sanas para ti y para tu familia, descarga el eBook a continuación: Recetas sanas que gustarán a toda tu familia.

[hs_form id=”8″]