peeling corporal

Peeling corporal: trucos y consejos para hacerlo en casa

Seguro que no es la primera vez que oyes hablar del peeling corporal, un tratamiento cuyo objetivo es limpiar nuestra piel y remover las células muertas para que den paso a otras nuevas. Sin embargo, pese a ser un proceso sofisticado y generalmente realizado por profesionales, ¿sabías que también puedes hacerlo en casa?

[hs_form id=”5″]

El peeling corporal es un procedimiento que solemos asociar a los balnearios, centros de belleza y spa. En estos sitios encontramos especialistas en dermatología y estética que se encargan de aplicarlo en sus diferentes versiones, tanto si se trata de limpiar el rostro como otras zonas del cuerpo.

Con los años, recordemos, nuestra piel pierde las sustancias naturales que le otorgan su tersura, consistencia y aspecto naturales. Es común que, por ejemplo, zonas como los brazos, las piernas, los muslos, la cadera y el abdomen se vean afectadas por fenómenos como la celulitis o piel de naranja.

Además, en éstas y otras zonas se van acumulando células muertas que impiden el surgimiento de otras nuevas, lo cual deteriora el aspecto de nuestro cuerpo y nos obliga a buscar alternativas para su limpieza.

Recomendaciones para aplicar el peeling corporal en casa

Sin embargo, el hecho de que se trate de un procedimiento normalmente aplicado por especialistas no quiere decir que tú no puedas realizarlo en casa. Si tienes el tiempo, la voluntad y la oportunidad de ello, ni siquiera lo dudes.

Los spa, balnearios y salones de belleza no son la opción más económica. Además, no siempre tenemos tiempo para poder pedir una cita y acudir. En cambio, para hacer el peeling corporal en casa basta con que tengas unos ingredientes básicos y que sigas un par de recomendaciones. Comencemos por los primeros:

  • Medio aguacate
  • 100 gramos de salvado (en lo posible de avena).
  • Un guante de crin.
  • Algas secas de color verde (de las de herbolario o supermercado).
  • Un aceite de base: almendras, oliva, girasol o jojoba.

Una vez tengas estos ingredientes en casa, el siguiente paso consiste en la preparación de la mezcla. Después podrás aplicártelo. Para ello debes seguir estos pasos:

1) Para la mezcla:

Corta las algas en tiras pequeñas y ponlas en remojo durante una hora. Luego tritúralas y mézclalas junto al aguacate y un poco del aceite de base que hayas elegido. Cuando la sustancia se haya espesado lo suficiente hasta alcanzar la textura de una pasta homogénea, añade el salvado.

2) Para el baño:

Tu cuerpo debe estar limpio y fresco antes de recibir la mezcla. Añádela desde los tobillos hasta el cuello, incluso en el rostro si lo prefieres. Frota con énfasis en aquellas zonas  de tu cuerpo que lo requieran, como los codos, los glúteos, las caderas o los pies, para eliminar la piel muerta. Luego masajea suavemente con el guante de crin. Si la mezcla se espesa demasiado, agrega agua.

3) Para el enjuague:

El tiempo que permanezcas con la mezcla en el cuerpo no puede ser inferior a 5 minutos ni superior a los 15. Al final debes enjuagar con agua tibia y aplicar una crema hidratante en tu cuerpo.

Te recomendamos que no apliques el peeling corporal sobre heridas abiertas o erupciones desconocidas. Hazlo sólo una vez a la semana y acompáñalo de una buena crema hidratante, loción o aceites aromatizados.