pilates beneficios

Pilates: beneficios para tu salud

El Pilates es una práctica que nos ayuda a mejorar nuestra flexibilidad, coordinación y equilibrio. Son los tres elementos a los que tradicionalmente le hemos asociado.

Sin embargo, te sorprenderías al saber todos los beneficios que esta sencilla modalidad de trabajo corporal puede aportarle a nuestra salud. ¿Te animas?

Desde sus orígenes, cuando el médico alemán Joseph H. Pilates (de quien toma su nombre) desarrolló una singular técnica de acondicionamiento físico y mental que se desarrolló a lo largo del siglo XX, el Pilates proponía un trabajo corporal que incluía tanto los músculos profundos como los periféricos.

No obstante, su objetivo no sólo es activar y fortalecer la parte física de cada persona, sino también, y sobre todo, su mente.

Trabaja básicamente lo que denomina el «centro de fuerza» o centro energético de cada individuo, es decir, el origen de la energía vital, y a partir de ahí ayuda a que el cuerpo alcance un grado de armonía y equilibrio general.

O dicho de otra manera: controlando nuestros movimientos, reforzando los músculos débiles y activando los músculos cortos, nos acercamos a los cinco principios de esta práctica: precisión, respiración, concentración, alineación y centralización. 

Si te interesa el pilates, compleméntalo con los ejercicios que te proponemos en este eBook para integrar con tu rutina diaria.

[hs_form id=”7″]

¿Qué otros beneficios supone la práctica del Pilates?

Como te decíamos, además de los tres beneficios mencionados antes, el Pilates proporciona otros muchos beneficios a nuestra salud. Veamos algunos de ellos:

  • Mejora nuestra postura corporal:

Los ejercicios que componen las sesiones del método Pilates favorecen la apertura de las articulaciones y corrigen nuestra postura habitual, con lo cual logramos una alineación plena del cuerpo y un mayor estiramiento y tonicidad de la musculatura.

  • Rehabilita los músculos y la estructura ósea:

El Pilates también es reconocido por sus beneficios terapéuticos, especialmente si se trata de lesiones o molestias musculares. Sus ejercicios estimulan la formación de masa ósea y aceleran su recuperación. Además de reducir el riesgo de fracturas, previene la aparición de problemas como la osteoporosis y la escoliosis.

  • Refuerza el sistema inmunológico:

El ejercicio permanente de los músculos facilita la circulación de la linfa, que es la sustancia que transporta los leucocitos, es decir, las células encargadas de combatir todo tipo de enfermedades.

  • Mitiga los efectos del estrés:

Otro de los objetivos del método Pilates es alcanzar niveles óptimos de relajación para reducir los niveles de tensión y estrés. Por ejemplo, esto se nota en una clara disminución de los grados de adrenalina en el cuerpo.

  • Favorece la circulación:

El solo hecho de activar los músculos del cuerpo, desde los más profundos hasta los periféricos, ayuda a mejorar nuestro flujo sanguíneo. Esto significa que tendremos mayor energía para realizar nuestras labores diarias, una circulación más rica en nutrientes y oxígeno y una mayor facilidad para eliminar toxinas.

  • Aumente al aporte de oxígeno:

El equilibrio, la armonía y el dominio corporal no son elementos que se reducen al plano físico. Cuando el cuerpo funciona mejor, nuestro nivel de energía es superior, aumenta la salud muscular y la claridad mental.

Como ves, el método Pilates no sólo consiste en levantar pesas, jugar con el balón o fortalecer algunos músculos del cuerpo. Es mucho más que eso. Es un trabajo integral que supone numerosos beneficios para nuestra salud física y mental. ¡Pruébalo ahora!