dieta macrobiotica

Dieta macrobiótica: recetas frescas para el verano

La subida de las temperaturas en verano puede afectar tu alimentación y hacer que cocinar sea algo más complicado y menos placentero. ¡A nadie le apetece estar detrás de los fogones cuando afuera hay una media de 30 grados! Para que tus comidas y cenas no se hagan repetitivas, con la ensalada como plato dominante, hoy te traemos algunas recetas fáciles y equilibradas inspiradas en la dieta macrobiótica.

La alimentación macrobiótica tiene orígenes orientales y se basa en el equilibrio del Yin y el Yang que, según la filosofía oriental, son dos fuerzas presentes en todos los elementos de la naturaleza y que tienen que estar en armonía también en nuestro cuerpo para que este funcione correctamente. Con las recetas que te proponemos podrás preparar platos frescos y rápidos que aportan los nutrientes necesarios para enfrentar hasta los días más calurosos.

[hs_form id=”8″]

Crepes con verduras salteadas

Esta es una propuesta rápida que se puede preparar en el momento. Puede ser perfecta también para una cena con amigos o para llevar en el trabajo.

Ingredientes para 4 crepes: 125 g de harina de trigo sarraceno, 1/4 litro de agua, 1 cucharadita de aceite de sésamo. Relleno: aceite de sésamo, salsa de soja, una cucharada de algas wakame, verduras de temporada (cebolla, calabacín, judías verdes, pimientos…)

Preparación:

  1. En una batidora con vaso mezcla bien todos los ingrediente para las crepes.
  2. Lava y corta en trocitos pequeños las verduras y pon en remojo el alga wakame durante 5 minutos.
  3. En una sartén vierte un chorro de aceite de sésamo y saltea las verduras y el alga wakame bien escurrida durante unos minutos. La cocción con fuego alto y rápida hará que las verduras mantengan un color vivo y queden más crujientes por fuera. Apaga el fuego y retira.
  4. En otra sartén antiadherente de tamaño medio vierte algunas gotas de aceite y deja calentar unos segundos antes de añadir la mezcla para las crepes. Cocina cada crepe por los dos lados y repite hasta acabar el preparado.
  5. Añade un chorro de salsa de soja en el salteado de verduras y rellena las crepes antes de servir.

Salteado de garbanzos, espaguetis de mar y espinaca

Las algas y las legumbres son dos elementos muy importantes para la dieta macrobiótica. No deberían faltar en la alimentación en ningún momento del año. El truco para que sean más digeribles está en servirlos templados.

Ingredientes para 2 personas: 250 g de garbanzos cocidos (también se encuentran ya listos en bote, así te ahorrarás tiempo y no transformarás tu cocina en un horno), media cebolla, un chorro de aceite de oliva virgen, un manojo de espinacas, dos cucharadas de algas espaguetis de mar.

Preparación:

  1. Pica la cebolla en trocitos.
  2. Pon en remojo el alga espaguetis de mar durante 10 minutos y luego escúrrela.
  3. Lava bien las espinacas
  4. En una sartén vierte un chorro de aceite de oliva virgen, añade todos los ingredientes: cebolla picada, garbanzos (sin el agua de cocción), espaguetis de mar y las espinacas.
  5. Saltea todo durante unos 10 minutos y por último añade un chorro de salsa de soja. Luego apaga el fuego y deja reposar 10 minutos antes de servir.

Panna cotta con topping de albaricoques según la dieta macrobiótica

Durante el verano el helado es el postre más popular, pero no siempre es el más saludable. Cuando pruebes la versión macrobiótica de la panna cotta, ¡probablemente no querrás otro postre esta temporada!

Ingredientes para 4 personas: 1/2 litro de bebida de almendra o avena (mejor sin azúcar), 2 g de Agar Agar en polvo, 3 bayas de cardamomo. Para el topping: 8 albaricoques maduros.

Preparación:

  1. Vierte la bebida vegetal en una olla, añade el cardamomo y pon a calentar a fuego lento.
  2. Cuando empiece a hervir separa dos cucharadas del líquido en un vaso y añade el Agar Agar, mezclando para que se disuelva homogéneamente.
  3. Vierte el contenido del vaso en la olla con la leche y remueve manteniendo el fuego bajo durante 5 minutos.
  4. Después apaga el fuego, retira las bayas de cardamomo y reparte el contenido de la olla en tacitas o copas monoporción. Deja enfriar media hora y luego pasa todo en la nevera por al menos 4 horas.
  5. Mientras, limpia y quita la piel de los albaricoques y córtalos en pedacitos.
  6. Viértelos en una sartén y deja que se derritan a fuego bajo hasta formar una jalea. Apaga el fuego y deja enfriar.
  7. Antes de servir, decora las copa con el topping de albaricoque y una hoja de menta fresca.

Este verano podrás disfrutar de las recetas sabrosas y equilibradas de la dieta macrobiótica sin tirarte horas en la cocina y aprovechar del tiempo libre en compañía de tus queridos.