masoterapia

Masoterapia: técnicas y beneficios

Si a menudo sientes dolores musculares en varias zonas del cuerpo, ¿qué tal si te animas a probar la masoterapia? ¿Sabes en qué consiste? Pues bien, en el siguiente post te hablaremos de ello, tanto de las principales técnicas como de sus beneficios.

Lo primero que debemos dejar claro es que masoterapia y mesoterapia no son lo mismo. Aunque ambas se refieran a técnicas manuales de rehabilitación de lesiones corporales, en realidad se trata de dos enfoques distintos.

[hs_form id=”5″]

La masoterapia abarca el aspecto médico-sanitario de este tipo de terapias, es decir, que su objetivo es rehabilitar aquellas zonas musculares del cuerpo que han dejado de cumplir con sus funciones. En cambio, la prioridad de la mesoterapia, de la cual ya hemos hablado antes, es sólo estética.

Dicho esto, conviene agregar que la masoterapia es algo que no puede reducirse a una sola técnica; son varias las que se emplean como procedimiento regenerador. ¿Cuáles son las más destacadas? Aquí te ofrecemos una lista de ellas:

  • Masaje básico: su principal objetivo es estimular el sistema circulatorio para un correcto funcionamiento del mismo. Para ello, se emplean procedimientos como el amasado, las compresiones, los deslizamientos largos o más o menos profundos y las vibraciones, entre otros.
  • Masaje transverso profundo: es especialmente útil en lesiones graves. El objetivo principal es movilizar el tejido al lugar exacto de la lesión a través de la fricción transversa. Los efectos que este tipo de masaje produce van desde una mayor sensación de bienestar hasta la reordenación de las fibras del colágeno.
  • Drenaje linfático: esta técnica tiene como prioridad el drenaje de material linfático y la eliminación de líquidos y partículas que pueden obstruir el correcto funcionamiento del sistema linfático.
  • Liberación miofacial: este tipo de masaje actúa sobre un dolor localizado de origen muscular y que generalmente se identifica palpando la zona. Se conocen como nudos o pelotas y el objetivo de la técnica es rebajar la tensión de la zona.
  • Masaje deportivo: en este caso hablamos de una técnica que se orienta a la regeneración de lesiones de deportistas de alto rendimiento o de personas que practiquen alguna actividad física. El énfasis está puesto en el sistema muscular, en las estructuras tendinosas o ligamentosas, y en prevenir algunos problemas que pueden generar las lesiones como tendinitis, esguinces o bursitis, entre otras.

 

Beneficios de la masoterapia. ¿Qué gano con ella?

La superación de las lesiones y molestias es la principal ventaja de la masoterapia. Sin embargo, no es ni mucho menos la única. Si aún no estás segura de someterte a un tratamiento de este tipo, echa un vistazo a estos beneficios:

  • Tu piel lucirá más suave y tersa. Esto se logra gracias a que las fibras de la piel y de los tejidos adyacentes se estiran y renuevan.
  • Aumenta la circulación y, a la vez, el metabolismo. La sangre fluye con mayor facilidad, incluso en aquellas zonas donde se presenten obstrucciones. El metabolismo es más funcional, lo cual te viene muy bien si tu objetivo, además de superar un dolor, es perder peso.
  • Estimula el sistema nervioso. Las terminaciones nerviosas se excitan tras el masaje y benefician tanto al sistema nervioso central como al periférico.
  • Liberación mental tras la superación del dolor. Cuando el dolor por fin se va del cuerpo, también nos abandonan los problemas añadidos, por ejemplo el estrés y la tensión. El cuerpo se siente liberado.