sirope de agave

Potencia tus desayunos con el sirope de ágave

¿Tienes problemas con los azúcares que consumes a diario? ¿Ninguno de ellos es compatible con tu dieta para adelgazar? Tranquila, en esta ocasión queremos hablarte de un producto natural: el sirope de ágave, que tiene la doble propiedad de endulzar tus comidas y mejorar tu metabolismo.

Se trata de un endulzante extraído del ágave azul o el ágave maguey, una planta similar al cactus que es originaria de la América tropical, subtropical y, sobre todo, del Caribe mexicano. Los habitantes de estas regiones donde se produce lo usan en su estado puro como una bebida refrescante o energética.

Está compuesto por un 75% de fructosa y un 25% de glucosa, lo cual supone un mayor contenido calórico que los azúcares tradicionales.

Debido a su procesamiento, que básicamente consiste en la fermentación y el filtrado con técnicas naturales, tiene propiedades más saludables que cualquier otro azúcar o endulzante del mercado. Además, potencia el sabor de los alimentos con dosis mucho más pequeñas que las del azúcar convencional.

Es una excelente opción, por ejemplo, para nuestro desayuno, que no sólo es la comida más importante del día sino aquella en la que más calorías necesitamos para el correcto funcionamiento de nuestro organismo.

[hs_form id=”8″]

Principales beneficios del consumo de sirope de ágave

Estos dos beneficios son los más conocidos. Sin embargo, el consumo diario de sirope de ágave supone otras ventajas para nuestra salud:

  • Tiene un bajo índice glucémico. Esto quiere decir que controla los niveles de glucosa en la sangre y reduce las ansias de comer, algo esencial si llevas una dieta sana focalizada en adelgazar.
  • Estimula el crecimiento de la flora intestinal. En este caso, es propicio para personas que sufran de gastritis, estreñimiento o diarrea.
  • Disminuye los niveles de colesterol. Una buena parte de los azúcares que consumimos a diario se convierten en grasa. Al tener un menor componente de glucosa, el sirope de ágave favorece el control del colesterol y los triglicéridos.
  • Alto contenido de minerales. Nos aporta vitaminas A, B, B2 y C, hierro, fósforo, proteínas y niacina, una sustancia que contribuye a limpiar las arterias.
  • Evita la formación de caries. La oligofructuosa, principal componente del sirope de ágave, no es terreno propicio para el cultivo de bacterias en la boca.

Sirope de ágave: cómo y cuándo utilizarlo en la mesa

El sirope de ágave tiene un aspecto similar al de la miel de abejas y se puede aplicar en la mayoría de nuestras recetas y platos. Sin embargo, para que sus beneficios sean más notorios, conviene repasar algunos aspectos:

  • El momento del día más idóneo para consumirlo es el desayuno, pues es un excelente acompañante de infusiones, té, bebidas cereales o repostería.
  • Por su composición, se disuelve sin problemas en los líquidos. Pero no pasa lo mismo cuando se trata de preparar algo horneado. En esos casos, puede provocar una ligera caspa grasa o costra.
  • Si queremos que reemplace nuestros endulzantes tradicionales, debes tener en cuenta los siguientes valores: cuando es miel, se sustituye por la misma cantidad; y si es azúcar blanca o azúcar morena, cambia 225 gr de éstas por 150 ml de sirope de ágave. Son valores aproximados.
  • Al usarlo como endulzante de galletas, bizcochos y bollos elaborados en casa, se recomienda recubrir la bandeja con papel aluminio para evitar que las figuritas se peguen. El sirope es un producto denso y pegajoso.