adelgazar 5 kilos

Plan para adelgazar 5 kilos durante las vacaciones

¡Por fin llegan las vacaciones! Es el momento perfecto para lucir tu figura adondequiera que vayas. Sin embargo, te miras al espejo y te das cuenta de que no estás en la línea que te gustaría.

¿Qué puedes hacer? ¿Existe un plan alternativo para bajar de peso durante esta temporada del año?

¡Claro que sí! No obstante, antes de ello debes recordar que no todas las dietas para adelgazar son iguales. Dependen de las características de cada organismo y, sobre todo, de las prioridades y objetivos que establezca cada persona.

Al ser las vacaciones un período corto, en algunas zonas el verano dura sobre un mes o un mes y medio, es necesario fijar metas reales. En este caso nos centraremos en un plan para adelgazar 5 kilos durante la temporada. ¿Te animas a seguirnos?

[hs_form id=”11″]

La principal ventaja que tienen las dietas con objetivos concretos, como  perder 5, 10 o 15 kilos, es que vienen determinadas por un plazo temporal, es decir, un período que nos ayuda a focalizar nuestros esfuerzos y a alcanzar los resultados esperados.

Adelgazar 5 kilos durante las vacaciones. ¿Cómo lograrlo?

Adelgazar 5 kilos es un objetivo realista y coherente. Sin embargo, por eso mismo debemos evitar un fallo bastante común entre las personas que realizan dietas con esta perspectiva: reducir su compromiso y constancia al considerar que se trata de una cifra relativamente baja y sin ninguna injerencia en nuestra salud.

En realidad no es así. Si no adoptamos los hábitos saludables necesarios, esos 5 kilos de más pueden convertirse rápidamente en 8 u 10, con lo cual estarás ante un problema más grave. No te relajes y empieza ahora.

[hs_form id=”12″]

Como te decíamos antes, los planes suelen variar en función de las necesidades de cada organismo. No obstante, un plan genérico para adelgazar 5 kilos sin milagros está compuesto de hábitos como los que mencionamos a continuación:

  • Dormir entre 7 u 8 horas cada día.
  • En lo posible, desayunar y cenar todos los días en casa.
  • Tomar 1,5 o 2 litros de agua Evitar refrescos y bebidas preparadas.
  • Comer al menos 1 pieza de fruta al día.
  • Comer más pescado azul y menos carnes rojas.
  • Hacer ejercicio físico 2 veces por semana.
  • Incluir recetas con legumbres, verduras y hortalizas.
  • Come al menos 5 veces al día.
  • No fiarse de falsos trucos para adelgazar.
  • En las cenas, incluye alimentos bajos en calorías y grasas.
  • Reemplaza la grasa tradicional por productos Omega 3.

Algunas opciones para las cinco comidas del día

Uno de los hábitos clave para perder peso es realizar cinco comidas al día. ¿No sabes qué alimentos tomar en cada una de ellas? No te preocupes, aquí te proponemos algunas ideas de las recetas y los platos más convenientes para cada una de las cinco comidas diarias durante tus vacaciones. ¡Toma nota!:

a) Desayuno. Es la comida más importante del día. El desayuno debe ser variado y equilibrado. Evita los dulces, en especial la bollería industrial. Aquí te dejamos algunas propuestas que puedes tomar:

  • Café con leche desnatada y sin azúcar. Pan con tomate y sal.
  • Pan integral con pechuga de pavo.
  • 2 yogures desnatados con 3 cucharadas de cereales.
  • Té con leche desnatada y sin azúcar.
  • Zumo de naranja natural y pan integral con 1 huevo revuelto.
  • Tostada con pan integral y queso fresco 0%.

b) Almuerzo. Lo ideal es que a media mañana tomes una pieza de fruta. Las posibilidades son diversas. Puedes comer, por ejemplo :

  • 2 kiwis.
  • 1 manzana, pera, plátano o un bol con fresas.
  • 1 zumo de naranja natural.

c) Comida. Si tienes problemas para poder llevar todos los días una comida equilibrada, porque tus horarios no te permiten comer en casa o prepararte la comida, siempre puedes recurrir a algún alimento sustitutivo. De lo contrario, prueba alguna de las siguientes recetas:

  • Pollo al papillote con verduras y patatas asadas.
  • Espárragos verdes con pimienta.
  • Lentejas estofadas con verduras.
  • Ensalada de canónigos, rúcula, zanahoria, queso y espirales de pasta.

d) Merienda. Es otro momento ideal para tomar otra ración de fruta. ¿Cuál? ¿Qué te parece alguna de las siguientes?

  • 1 manzana o 1 plátano.
  • 2 ciruelas.
  • 2 cortes de melón.
  • Macedonia de corte natural.

e) Cena. Las cenas deben ser ligeras y cuanto antes mejor. No conviene ir a la cama con el estómago lleno. Aquí tienes algunas recetas light para tus cenas:

  • Lenguado a la plancha con limón.
  • Tortilla de calabacín o de patatas y 2 rebanadas de pan.
  • Menestra de verduras con una patata y 1 huevo poché.
  • Caldo de verduras con fideos.
  • 1 fajita de maíz con pollo, cebolla, tomate y pimientos.
  • Crema de calabaza y zanahoria.

He adelgazado 5 kilos con mi plan personal. ¿Y ahora qué?

Otro fallo recurrente es abandonar el plan de adelgazamiento una vez conseguimos perder los 5 kilos que nos habíamos propuesto al inicio. De ahí que muchas personas vuelvan a ganarlos en apenas unas semanas o días.

La única manera para mantener el nuevo peso que hemos logrado es con una buena dosis de disciplina y constancia en cuanto a nuestros hábitos saludables de las últimas semanas. Si no sabes cómo, aquí te damos algunos consejos prácticos:

  • Alimentos bajos en calorías:

Los alimentos bajos en calorías son el primer paso para una dieta a medio o largo plazo. Aunque esto te da un mayor margen, no puedes relajarte ni consumirlos un día sí y otro no. Es una cuestión de constancia.

  • Identificar las causas del sobrepeso y tratarlas:

Al perder los 5 kilos, con toda seguridad habrás detectado cuáles eran las causas que te habían llevado a aumentar tu peso. Identifícalas y elabora tu nuevo plan en función de ellas. Aquí podemos aplicar la máxima de un conocido refrán: quien no conoce su historia, está condenado a repetirla.

  • Llevar un control del peso:

No se trata de que te obsesiones con tu peso; simplemente te recomendamos estar más pendiente de él y llevar un control semanal o quincenal. Apunta los cambios más llamativos que vayas notando según avance tu nuevo plan.

  • Acudir a estudios y revisiones:

Por supuesto, nunca está de más acudir a un nutricionista o experto en salud. Si tienes uno de cabecera, mucho mejor; conocerá tu caso como ningún otro y podrá recetarte soluciones y productos específicos.

  • Poner énfasis en las zonas problemáticas.

Si has bajado los 5 kilos que te habías propuesto al principio pero eres consciente de que algunas zonas de tu cuerpo aún tienen grasas, es hora de aplicar soluciones específicas para cada una de esas zonas. Por ejemplo, si tu principal problema es el vientre, podrías empezar una rutina de abdominales que te ayude a fortalecer los músculos de dicha zona y a quemar la grasa localizada.