agua aromatizada

Toma agua aromatizada y cuida tu línea hidratándote en verano

¿El agua no es suficiente para quitar esa sensación de sed que te atormenta ciertos días del verano? Aplacar la sed puede ser más simple y divertido de lo que te imaginas, y sin tomar bebidas “industriales” que a veces esconden muchos ingredientes “peligrosos” para tu línea. La bebida perfecta para refrescar este verano es… ¡el agua aromatizada!

Existen muchísimas formas de preparar este refresco natural y puedes jugar con los ingredientes de temporada que tengas en tu cocina para hacer las mezclas que más te gusten.

La base para la preparación del agua aromatizada es utilizar agua filtrada, alguna fruta y un poco de hierbas aromáticas o especias. Las propiedades refrescantes y las vitaminas de los ingredientes que elijas para tu bebida natural potenciarán el efecto hidratante del agua y la harán más agradable al paladar.

A continuación te proponemos algunas recetas que te pueden inspirar para luego utilizar tu creatividad y descubrir sabores diferentes.

Agua aromatizada con menta y limón

Para preparar esta mezcla necesitarás 1 litro de agua filtrada un limón y un ramillete de menta fresca. Vierte el agua, el limón lavado y cortado en rodajas finas y las hojas de la menta en una jarra. Mezcla bien todo y tapa. Deja enfriar en la nevera durante al menos 4 horas antes de tomar. Esta receta es perfecta para los días más calurosos porque gracias al poder refrescante de la menta e hidratante del limón podrás aliviar el agobio que pueden causar las altas temperaturas.

Anís estrellado y manzana

El sabor suave y dulce del agua aromatizada con manzana y anís estrellado es perfecto para recuperar fuerzas y reponer energías después de sudar. Elige una manzana verde ecológica (ya que utilizarás la piel) y córtala en cubitos pequeños. Vierte la manzana y 4 frutos de anís estrellado en una jarra con un litro de agua filtrada. Tapa y deja enfriar en la nevera como en la receta anterior. Sirve decorando los vasos con una rodajita de limón o de manzana muy fina.

Melisa y sandía

El sabor cítrico de la melisa se combina perfectamente con el dulzor de la sandía. El agua aromatizada con estos dos ingredientes puede transformarse en el cocktail natural de tu verano. Como en las recetas anteriores, mezcla los ingredientes en una jarra: 1 litro de agua filtrada, un ramillete de melisa fresca y una porción de sandía cortada en cubitos. Deja enfriar en la nevera antes de tomar para que los ingredientes liberen sus principios activos y aroma. Esta bebida natural tiene poder diurético y refrescante, así podrás hidratarte cuidando de tu belleza al mismo tiempo.

Lavanda y jengibre

Una mezcla un poco más atrevida pero sin duda muy refrescante. La lavanda tiene propiedades calmantes y un aroma muy agradable y el jengibre proporciona un efecto energizante además de ayudarte a quemar calorías. Puede ser la mezcla ideal para seguir con tus actividades hasta en pleno verano, cuando las temperaturas alcanzan el récord. Para prepararla vierte en una jarra 1 litro de agua filtrada, dos cucharadas de flores de lavanda y 3-4 cucharadas de zumo de jengibre (se obtiene rallando la raíz). Deja enfriar al menos 4 horas antes de tomar.

¿Qué te parecen estas recetas para refrescar tu verano? Pueden ser una perfecta solución también para acompañar la comida o la merienda e ideales para sorprender a tus invitados con un aperitivo creativo, saludable y refrescante.

[hs_form id=”8″]