espirulina

¿Qué es y qué beneficios tiene la espirulina?

Si eres de las que se preocupa por buscar alternativas para una nutrición saludable, lo más seguro es que hayas oído hablar de la espirulina, un suplemento dietético que ha empezado a ganar adeptos en los últimos años. ¿Quieres saber más sobre ella? ¿Se te ocurren cuáles son sus principales beneficios?

[hs_form id=”18″]

Empezaremos por decirte que se trata de un producto derivado de un alga de color azul verdoso y con forma de espiral. Tiene un alto nivel de elementos antioxidantes como el beta caroteno y otros que la hacen especialmente recomendable para acompañar las dietas sanas y retrasar el envejecimiento.

Se caracteriza por tener un bajo contenido de grasa y por aportar al organismo otros ácidos grasos que no se encuentran en alimentos como la carne, los lácteos o los huevos. En ese sentido, se asemeja a los alimentos ricos en Omega3.

En cuanto a su valor nutricional, la espirulina posee vitaminas como la A, D, E, B1, B2, B3 y B12 y una rica variedad de minerales, entre los que se destacan el hierro, el zinc, el ácido fólico y otros ácidos esenciales para nuestro organismo.

Sin embargo, este complemento es especialmente rico en hierro, un elemento vital para fortalecer nuestro sistema inmunológico, recuperar nuestra forma física y desintoxicar el organismo. ¿Te animarías a probarlo?

La espirulina, alimento no exclusivo para astronautas

La espirulina fue conocida gracias a que la NASA empezó a emplearla en la dieta de los astronautas que participaban en sus misiones. No obstante, eso no quiere decir que sus beneficios sean exclusivos de quienes viajan al espacio.

Numerosos atletas olímpicos recurren a ella para mejorar su rendimiento deportivo, como es el caso de las delegaciones que compiten por China. Allí, en dicho país, es un complemento habitual en los centros de alto rendimiento debido a que ayuda al proceso de recuperación de los deportistas.

Debido a su gran acogida, hace un par de años la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó su consumo y el de otras microalgas para combatir la malnutrición en situaciones extremas y contribuir al desarrollo sostenible. Este organismo también fijó una serie de recomendaciones para incorporarla a nuestra dieta.

¿Qué la hace tan atractiva? ¿Por qué la espirulina gana cada día más reconocimiento en el campo de la nutrición? Veamos algunos de sus beneficios:

a) Mejora el sistema nervioso. La espirulina tiene un 75% de minerales. Esto quiere decir que, entre otras cosas, favorece la producción de sustancias neurotransmisoras como la acetilcolina, indispensables para el funcionamiento de nuestro sistema nervioso.

b) Combate eficazmente el estreñimiento. También tiene propiedades antisépticas que estimulan la fluidez del tránsito intestinal, lo cual es un aporte esencial para combatir problemas como el estreñimiento y otros relacionados.

c) Aumenta el rendimiento físico. A su vez, las vitaminas que contiene la espirulina contribuyen a un mejor funcionamiento de nuestras células, sobre todo las de los músculos. En este sentido, es un complemento ideal para lograr un mayor rendimiento físico, intelectual y sexual.

d) Contiene elementos antioxidantes. Pero quizá una de sus ventajas más llamativas es el alto poder antioxidante. La clorofila y la ficocianina, elementos esenciales de la composición de la espirulina, proveen a nuestro organismo de antiinflamatorios y antivirales que refuerzan el sistema inmunológico y nos dan mejores defensas ante enfermedades respiratorias, cardiacas o, incluso, ante los diversos tipos de cáncer que podamos desarrollar.

e) Regula el apetito. Otro beneficio significativo es su capacidad de regular el apetito a través de una serie de aminoácidos. Esto lo hace especialmente idóneo en dietas destinadas a perder peso.

f) Controla los niveles de colesterol. Dentro de los numerosos beneficios cardiovasculares, la espirulina nos ayuda a disminuir los valores de colesterol y triglicéridos en nuestro cuerpo, lo que a su vez regula la presión sanguínea y el sistema circulatorio en general. Además, recuerda que al tener unos índices bajos de colesterol, evitamos la acumulación de grasas en zonas como el vientre, las piernas y la cintura, algo que se expresa a través de la celulitis.

g) Retrasa el envejecimiento. Muchas personas recurren a la espirulina por la sencilla razón de que ayuda a retrasar el envejecimiento. Esto es gracias a componentes como la vitamina E, los retinoides y los ácidos linoleicos, que nos ayudan a mantener las propiedades naturales de la piel y evitan la aparición de arrugas o marcas propias de la edad.

¿Cómo incorporar la espirulina a nuestra dieta sana?

Dado el interés que ha generado en los últimos años y la variedad de públicos que la consumen, la espirulina puede encontrarse en el mercado en varios formatos, como por ejemplo en cápsulas y tabletas o en polvo.

En un principio se aseguró que era un producto idóneo para las dietas vegetarianas, pero con el paso del tiempo se demostró que podía incorporarse a otro tipo de dietas sanas orientadas a la nutrición y a la pérdida de peso.

A la hora de consumirla, un buen número de personas prefieren el formato tableta o cápsula, pues les resulta mucho más práctico. Lo más recomendable es que nos tomemos una unidad 15 minutos antes de cada comida y que la acompañemos de al menos 2 vasos de agua para aumentar nuestro nivel de hidratación.

Sin embargo, también existe la alternativa de la espirulina en polvo, la cual nos da la opción de mezclarla con alimentos como el humus o el guacamole o de emplearla como ingrediente en batidos adelgazantes.

Por ejemplo, una receta bastante habitual es la del batido elaborado con kiwi, pepino, limón, un puñado de espinacas, semillas de chía, agua o soja, y, por supuesto, una cucharada de espirulina en polvo. Se recomienda servir frío.

También puedes comprar productos que ya contienen este ingrediente, como nuestras barritas de cacao y chía o las de coco y limón. ¡Un delicioso complemento para tu dieta!

Ahora que ya conoces la espirulina, sus componentes y sus principales beneficios para nuestro organismo, el siguiente paso consiste en incorporarla a tu dieta sana. No tendrás que modificar nada. De hecho, en cualquiera de sus versiones resulta un buen complemento que puedes consumir antes de cada comida o como tentempié. ¿A qué estás esperando?

[hs_form id=”12″]