bicicleta estatica

¡Súbete a la bicicleta estática y ponte en forma!

Si eres de esas personas a las que les gustaría subirse a una bici pero, a la vez, lo pasan mejor realizando sus ejercicios físicos desde casa, tenemos la solución que buscas: la bicicleta estática, una alternativa que te permite diseñar tus propias rutinas sin que el clima o el horario resulten determinantes.

[hs_form id=”24″]

Antes de abordar este tema, es preciso recordarte que la alimentación equilibrada y sana debe ir acompañada de ejercicio diario. Son dos hábitos complementarios que juntos mejoran nuestro metabolismo y disminuyen el riesgo de sufrir enfermedades.

En concreto, subirse a una bicicleta es una de las prácticas más saludables del mundo en el que vivimos, donde por lo general nos vemos afectados por problemas como el estrés, la ansiedad y el sedentarismo.

De ahí que varias capitales del mundo, como por ejemplo Ámsterdam y Copenhague, lleven décadas insistiendo en la necesidad de implementar un sistema de transporte basado en el uso de la bicicleta, el cual no sólo resulte más eficiente para las propias ciudades sino que contribuya a mejorar la salud de sus habitantes.

Según la Universidad Alemana del Deporte, la bici tiene efectos positivos en nuestro bienestar, entre ellos el hecho de disminuir la frecuencia de nuestras visitas al médico o evitar el consumo de costosos medicamentos.

Principales beneficios de la bicicleta estática

En este caso nos interesa la bicicleta estática, la alternativa perfecta para aquellas personas que no tienen tiempo de salir fuera a dar un paseo en la bici tradicional o que simplemente prefieren hacerlo desde su casa.

Además de las bondades de la bici tradicional, la bicicleta estática ofrece una serie de beneficios, entre los cuales vale la pena mencionar los siguientes:

  • Te ayuda a perder peso y mejora tu resistencia física. A medida que tu rutina de ejercicio en la bici estática sea más exigente, aumentará el nivel de grasa eliminada en una sesión. Y esto, como bien sabemos, es indispensable cuando nuestra meta es perder peso. Además, con el paso de los días notarás que tu resistencia física aumentará progresivamente.
  • Minimiza el riesgo de caídas y lesiones. Al hacerlo desde tu casa, tienes menos probabilidades de sufrir una caída o de lesionarte. Además, por tratarse de un ejercicio sin rebote para tus rodillas, existe un menor riesgo de que tus articulaciones se vean afectadas, como si ocurre con otros aparatos deportivos.
  • Favorece el ejercicio de personas con sobrepeso. Cuando montas en una bici tradicional lo primordial es mantener el equilibrio, algo que resulta difícil para algunas personas. En una bicicleta estática no tienes por qué preocuparte de ello. Puedes concentrarte plenamente en el ejercicio.
  • Tonifica las piernas, los glúteos y el abdomen. Apenas 15 minutos de pedaleo diario son suficientes para fortalecer y tonificar las piernas, los glúteos y el abdomen, que son las partes del cuerpo que más se trabajan cuando nos subimos a la bici estática. Si ampliamos nuestra rutina a 30 minutos diarios, mejoraremos el riego sanguíneo y el funcionamiento del corazón.

Para finalizar, recuerda que el hecho de subirte a una bici estática en tu casa te da la posibilidad de realizar otras actividades, como por ejemplo ver la tele o leer un libro. Esto evitará que nuestras sesiones resulten aburridas y que estemos mirando el cronómetro durante gran parte del ejercicio. ¡Anímate, hazlo ahora!

[hs_form id=”14″]