ajo negro

¿Cómo utilizar el ajo negro en tu dieta?

Si pensabas que ya lo habías visto todo en cuanto a productos con propiedades para ayudarte a bajar de peso y controlar tus niveles de colesterol, quizá es porque aún no has oído hablar del ajo negro. ¿Cómo actúa en nuestro organismo? ¿Sabes cuáles son sus beneficios? Aquí te lo contamos.

Hace menos de una década, una nueva variedad de ajo irrumpió en España proveniente de Japón y desde entonces se ha convertido en un alimento cada vez más demandado por muchas personas.

Aunque a simple vista pueda parece igual que el ajo tradicional, en realidad su secreto se encuentra en el interior, donde esconde unas cabecitas de color azabache que son mucho más suaves al tacto y tienen un olor menos penetrante.

Esto se obtiene gracias a la fermentación del ajo blanco a temperaturas de entre 65 y 80 grados centígrados y una exposición al aire de al menos 45 días, tras lo cual adquiere, además, un sabor similar al de una ciruela.

[hs_form id=”23″]

Ajo negro: ¿cómo beneficia nuestro organismo?

Pese al poco tiempo que lleva circulando en el mercado, son varias las propiedades que se conocen del ajo negro. Veamos algunas de ellas:

a) Energizante natural. Los expertos aseguran que su consumo garantiza un aumento de la energía vital durante al menos 8 horas.

b) Refuerza nuestras defensas. Gracias a la alicina, uno de sus principales componentes, refuerza nuestro sistema inmunológico de manera natural y nos ayuda a prevenir enfermedades.

c) Es diurético. Cuando se acompaña de una dieta sana, el ajo negro ayuda a eliminar los líquidos y, por consiguiente, a quemar grasa.

d) Elimina los parásitos. El ajo negro es un excelente depurador de nuestro organismo; actúa contra los parásitos y bacterias.

e) Actúa contra el estrés. Además, gracias a la acción del azufre y el fósforo, es un buen relajante que disminuye los niveles de estrés y tensión. También regula la presión arterial.

Algunas claves para incorporar el ajo negro a tu dieta

Ahora bien, si se trata de incorporar el ajo negro a tus platos diarios, no olvides que en último término estamos hablando de una variedad del ajo tradicional y que por eso mismo puedes usarlo tal como lo harías con éste.

Por ejemplo, es habitual usarlo en la preparación de salsas, cremas, postres, guisos, arroces, pastas, pizzas y todo tipo de recetas. También es ideal para marinar carnes, pescados, quesos o verduras.

Sin embargo, al ser un alimento de textura suave y sabor dulce, es perfecto para untar en las rebanadas de pan o en las tostadas, supliendo de esta forma a las mantequillas, al paté y a otros productos acompañantes.

Sus múltiples propiedades alimenticias y curativas han hecho que los profesionales de la cocina,  la salud y los nutricionistas lo acojan cada vez con más regularidad en sus tratamientos, dietas y recetas.

El consenso que existe sobre la dosis idónea habla de entre 1 y 3 ajos diarios, preferiblemente en el desayuno o en las primeras horas del día. Esto es así porque el ajo negro tiene un efecto energizante ideal para realizar nuestras labores habituales a lo largo del día; por el contrario, comerlo en las horas más cercanas al sueño podría provocar insomnio.

Ya conoces los beneficios del ajo negro y algunas claves para incorporarlo a tu dieta sana. El siguiente paso es ponerte manos a la obra e introducirlo en tus recetas.

[hs_form id=”8″]