bicicleta elíptica

Bicicleta elíptica, ¿en qué se diferencia del resto de bicicletas?

Si eres de las que prefiere el ejercicio físico desde casa con la ayuda de máquinas, es hora de que conozcas las características y los principales beneficios de la bicicleta elíptica, un aparato al que se atribuye el trabajo cardiovascular más completo de todos los que existen en el mercado. ¿Le echamos un vistazo?

Las máquinas que acompañan nuestras sesiones de ejercicio físico han evolucionado hasta tal punto que actualmente es posible hallar una gran variedad de ellas.

Por ejemplo, en lo que se refiere a bicicletas estáticas, no sólo hablamos de aquella que nos permite reproducir las sesiones que habitualmente realizamos en una bicicleta tradicional. De un tiempo a esta parte, se ofrecen otras máquinas con diseños y funciones que intentan satisfacer necesidades específicas.

Una de ellas es la bicicleta elíptica, una máquina que reproduce movimientos de disciplinas como el esquí, el running y el step y que proporciona uno de los trabajos cardiovasculares más completos hechos con máquinas.

[hs_form id=”24″]

Bicicleta elíptica, ¿cómo distinguirla de una estática?

Por si aún no conoces una bicicleta elíptica y no sabes distinguirla de una bici estática, a continuación te ofrecemos una serie de criterios:

  • No simula el movimiento de una bicicleta tradicional, como sí pasa con las bicicletas estáticas. Por el contrario, su objetivo es simular el efecto de una carrera atlética a través de un pedaleo suave y progresivo.
  • El pedaleo no es circular, tal como pasa con las bicicletas estáticas. En este caso es un pedaleo de tipo elíptico que simula las pisadas que damos durante una maratón o una prueba de largo alcance.
  • Favorecen el ejercicio del tren superior (músculos del cuello, tronco, brazos y antebrazos) gracias a que tiene un manillar en el cual podemos apoyarnos mientras damos las pisadas. En función de cómo nos apoyemos en el manillar se estimularán unos u otros grupos musculares.

También es importante dejar claro que una bicicleta elíptica no es igual que una cinta para correr, cuya principal característica es la banda elástica que simula la superficie del asfalto. Recuerda, en este caso se trata de pedales que suben y bajan simulando los movimientos de una prueba atlética.

Beneficios de la bicicleta elíptica. ¿Cómo te ayuda?

Además de no depender del clima ni de los horarios, algo que tiene en común con la bici estática, existen numerosas razones para utilizar la bicicleta elíptica como pieza fundamental de nuestras rutinas de ejercicios. Aquí te dejamos algunas:

  • Combina el ejercicio del tren inferior y superior del cuerpo. Es decir, no sólo fortalece los músculos de las piernas, la cadera y el abdomen, sino que realiza el mismo trabajo en brazos, pecho, espalda y hombros.
  • Reduce el riesgo de lesiones o caídas. La bicicleta estática puede provocar lesiones si se usa con demasiada intensidad. Con la bicicleta elíptica no pasa esto, pues su diseño es más flexible y liviano y amortigua los movimientos que realizamos sobre ella, protegiendo nuestras articulaciones y extremidades en general. Incluso, algunas de ellas son plegables y fáciles de guardar.
  • Aumenta tu resistencia física. Su efecto es similar al de una competencia atlética de alto rendimiento. Obviamente, puedes graduarla hasta encontrar el ritmo y la velocidad adecuados.
  • Ayuda a bajar de peso y aumenta tu fibra muscular. La bicicleta elíptica elimina la grasa localizada en algunas zonas de tu cuerpo, por ejemplo las piernas, los brazos o la cadera, lo cual la convierte en una herramienta idónea para perder peso. A la vez, aumenta tu masa muscular.

[hs_form id=”14″]