propiedades del ajo

¿Tiene el ajo propiedades adelgazantes?

El ajo es uno de los ingredientes más comunes en nuestra mesa. Sin embargo, ¿sabes que a la vez es un producto que también puede echarte una mano a la hora de perder peso de forma saludable? Si quieres saber cómo, te lo indicamos en el siguiente post.

Te dicen ajo y la primera cosa en la que piensas es en las cabezas que encontramos en los supermercados y que nos ayudan a sazonar nuestras comidas. Algunas personas lo consideran casi tan necesario como la sal o la pimienta.

De hecho, pertenece a la familia Allium, que es la misma de las cebollas, los puerros y los chalotes. Crece en muchas partes del mundo y ya desde la Antigüedad se usaba con fines gastronómicos y también para tratar algunas enfermedades.

Babilonios, romanos, griegos, egipcios y chinos han hallado en él propiedades curativas y medicinales. Esto se debe fundamentalmente a uno de sus principales compuestos, el azufre, que al machacarse o picarse se convierte en una sustancia, la alicina, que es la que viaja al interior del cuerpo y realiza su función curativa.

Otros estudios van mucho más allá y plantean una relación directa entre el ajo y la prevención del cáncer, sobre todo el de estómago, colon y esófago.

[hs_form id=”23″]

Las propiedades del ajo y su efecto en dietas para perder peso

De un tiempo para acá, numerosos testimonios señalan que el ajo tiene propiedades adelgazantes y que por tanto es un ingrediente idóneo para incluir en nuestras dietas, bien sea como acompañante o en estado puro.

¿Es de verdad cierto? ¿Está comprobado que puede actuar en nuestro organismo como un ingrediente diurético o un quemagrasa natural?

La respuesta que te podemos ofrecer es la misma que cuando nos referimos a otros productos a los que se atribuyen facultades similares: no actúa directamente sobre el sobrepeso, pero sí que nos ayudan a mejorar procesos metabólicos que tienen que ver con la salud y la regulación del metabolismo. Veamos:

a) Contiene pocas calorías:

Este bajo contenido calórico lo hace idóneo para acompañar tu dieta y perder peso. Además, contiene cantidades moderadas de minerales como el calcio, el fósforo, el potasio, el hierro y la vitamina B1, los cuales son vitales para el buen funcionamiento del organismo.

b) Reducen la presión sanguínea:

Esto se produce concretamente en las personas que sufren de hipertensión. La presión en la sangre es menor y el metabolismo funciona a un ritmo moderado, con lo cual tiende al equilibrio y a la autorregulación.

c) Regula el nivel de colesterol:

Por su composición, el ajo disminuye los niveles de LDL en el cuerpo, es decir, el denominado colesterol malo. Por ejemplo, las personas que tienen altos índices de LDL pueden verlo reducido hasta en un 10% o 15% si consumen ajo de forma habitual en cualquiera de sus variedades.

d) Desintoxica el cuerpo:

La obesidad muchas veces está causada por la mala alimentación. El cuerpo se expone a menudo a productos con altos niveles de conservantes o tóxicos, los cuales tienen un efecto nocivo en el metabolismo. Muchos de ellos se quedan represados en el cuerpo. El ajo ayuda a eliminar tales componentes, como por ejemplo sucede con los niveles de plomo en la sangre.

Lo dicho: no es que el ajo tenga en sí mismo propiedades adelgazantes, sino que se trata de un ingrediente que contribuye a mejorar nuestro metabolismo y, de paso, a regular elementos como los niveles de grasa y de colesterol.

[hs_form id=”8″]