aquagym

Aquagym: ¡gimnasia de lo más divertida y dentro del agua!

Si estás en busca de nuevas alternativas para la tonificación muscular, lo que viene a continuación te interesa. ¿Has oído hablar del aquagym? Si es la primera vez, en el siguiente post te explicamos en qué consiste y cuáles son sus principales beneficios.

El hombre siempre le ha atribuido cualidades terapéuticas al agua. Desde la Antigüedad, numerosos pueblos han desarrollado técnicas de sanación y ejercicio físico en los que el agua juega un papel fundamental.

Hipócrates, padre de la medicina, empleaba en la Grecia Clásica los baños en agua fría y agua caliente como parte de los tratamientos contra varias enfermedades, en especial aquellas relacionadas con la actividad muscular y la resistencia física. También fueron famosos los baños terapéuticos de los romanos.

A partir de entonces, numerosos pueblos se encargaron de prolongar este legado hasta nuestros días, si bien no sólo con los fines terapéuticos con que se empleaba antes, sino también como rutinas de tonificación y resistencia.

[hs_form id=”20″]

Aquagym: ¿gimnasia, natación, resistencia física o todo junto?

Lo que ahora conocemos como Aquagym es una técnica que traslada al agua el trabajo físico que normalmente realizamos sobre tierra. Pero ojo, eso no quiere decir que las rutinas de ejercicio sean las mismas. Todo lo contrario. Lo que se busca es aprovechar las cualidades propias del medio acuático.

Generalmente se realiza en piscinas de poca profundidad (1,50 metros como máximo) y con una temperatura que oscila entre los 28º y 32º.

Uno de sus principales atractivos es que combina técnicas propias de la natación con ejercicios físicos como los deslizamientos suaves en el suelo, la proyección del cuerpo hacia arriba, los saltos o los ejercicios de flotación.

El ejercicio que realizamos en una sesión de Aquagym es pleno: involucra tanto a la parte superior del cuerpo, la parte media (músculos oblicuos y abdominales) como a la parte inferior (piernas). La idea es alternarlas en una misma sesión.

¿Qué beneficios me genera la práctica del Aquagym?

El principal secreto del Aquagym está en la dificultad que supone mover el cuerpo en el agua, lo cual implica una serie de beneficios como los siguientes:

  • Mejora nuestra resistencia física. La presión que ejerce el agua sobre el cuerpo nos hace más resistentes y mejora nuestra condición físico. El ejercicio puede acompañarse de elementos como pelotas o pesas, entre otros.
  • Favorece la tonificación de los grupos musculares. Todos los músculos del cuerpo entran en acción. Del enfoque que se le dé a cada sesión dependerán los efectos en una u otra zona. De ahí que el Aquagym sea un buen recurso a la hora de tratar lesiones musculares o incluso óseas.
  • Es un buen complemento de tu dieta para adelgazar. No sólo correr o ir al gimnasio valen a la hora de acompañar nuestra dieta para perder peso. La técnica del Aquagym es una alternativa especialmente idónea para los amantes de los deportes acuáticos o similares.
  • Mejora la respiración. Al incluir técnicas propias de la natación, quienes se animan a practicar el Aquagym mejorarán su respiración.
  • Activa la circulación sanguínea. El agua es un elemento que por sí misma activa nuestros músculos. Y si al entrar en contacto con ella realizamos algún tipo de ejercicio, el efecto es doble y favorece nuestra circulación.

 [hs_form id=”7″]