alimentos con vitamina d

5 alimentos con vitamina D que deberías incluir en tu dieta

Puede que no te suene tan familiar como la vitamina C, sin embargo la vitamina D es una vitamina esencial para nuestra salud. A menudo, se asocia a los rayos solares puesto que nuestro cuerpo produce esta vitamina durante la exposición directa al sol. Pero, existen también algunos alimentos con vitamina D capaces de aportarnos las dosis diarias necesarias.

Dependiendo de la edad y el estado de salud de una persona, los niveles diarios de vitamina D aconsejados varían entre los 400 y 800 UI (unidad de medición internacional)

[hs_form id=”21″]

¿Cuánto es importante la vitamina D para nuestro cuerpo?

Una de las funciones principales de la vitamina D es de contribuir en el proceso de absorción del calcio. Por eso es fundamental en todas las fases de la vida. La falta de vitamina D en el crecimiento puede causar raquitismo y en la edad adulta la osteoporosi. Esta vitamina es presente en todas las células y, además, es imprescindible para los músculos y para el buen funcionamiento del sistema nervioso.

¿El sol aporta vitamina D?

Sí, el sol hace que nuestra piel produzca vitamina D. Pero hay que tener en cuenta que tienen que haber unas condiciones específicas para que este proceso se desarrolle. En primer lugar, la exposición a los rayos solares tiene que ser directa. Los protectores solares o barreras de tipo físico (las nubes o capas de ropa) impiden que las células cumplan esta función, aunque son imprescindibles para evitar los problemas dañinos de los rayos UV.

El color de la piel también parece ser una barrera en la producción de vitamina D. Las personas con pieles más oscuras no producen tanta vitamina D como las personas con pieles claras.

Afortunadamente, existen otras formas de proporcionar las cantidades de vitamina D necesarias.

Alimentos con vitamina D

La forma más natural de asimilar vitamina D es a través de los alimentos. En este caso hay que conocer bien las fuentes más ricas, puesto que no son muchas. Para asegurarnos una buena dosis diaria de esta vitamina, podemos consumir:

  • Pescados grasos como el salmón, el bacalao o el atún. Estos pescados son conocidos también por ser una importante fuente de ácidos grasos omega-3, muy importantes para el desarrollo cognitivo y la prevención de enfermedades cardiovasculares.
  • Las setas contienen una buena dosis de vitamina D. Aquellas cultivadas y expuestas a los rayos ultravioletas suelen aportar aún más cantidades de este nutriente.
  • La yema del huevo, aunque en cantidad inferior respecto a otros alimentos, también es fuente de vitamina D.
  • Pescado crudo y huevas de caviar, ingredientes principales en el sushi, aportan vitamina D en buenas cantidades.
  • El hígado de vacuno representa otro alimento completo y rico en vitaminas A, B y D.

Las personas que consumen pocos o ninguno de estos alimentos, encontrarán fácilmente otros productos enriquecidos en vitamina D. Será necesario fijarse en las etiquetas de cereales, leche, bebidas vegetales, y productos lácteos, para enterarse de la gran cantidad de productos con un “+D”. Sin embargo, es oportuno que ante una falta o problemas de asimilación se sigan las indicaciones de un experto.

En la mayoría de los casos, una alimentación sana y equilibrada y un poco de ejercicio al aire libre cada día deberían ser suficientes para garantizar el correcto aporte de vitamina D y otros nutrientes necesarios para el buen funcionamiento de nuestro organismo.

[hs_form id=”15″]