yoga body

¿Cómo debería ser un “yoga body” perfecto?

Equilibrado, flexible y sano. Son algunos de los adjetivos que se nos podrían ocurrir al ver la imagen de una persona que practica yoga. Sin duda, es una buena sensación aquella de tener un  “yoga body” perfecto, por lo menos esto es lo que transmiten y cuentan las personas que practican esta disciplina.

[hs_form id=”20″]

El yoga cuenta con distintos estilos pero todos trabajan para alcanzar la unión cuerpo-mente utilizando la práctica física para mejorar el estilo de vida de las personas. En pocas palabras, todos podemos aprovechar los beneficios del yoga y tener un yoga body perfecto. Si no has practicado nunca esta disciplina, todo lo anterior te podría resultar poco creíble. Sin embargo, el constante aumento de la práctica del yoga en occidente demuestra que es un buen entrenamiento tanto para el cuerpo como para la mente.

Como toda disciplina, también el yoga requiere constancia si se quieren percibir resultados. Si hoy te resulta imposible realizar ciertas posturas, ya no lo será dentro de unos meses. Con la práctica caminarás hacia el cambio que quieres hacer en tu vida.

Qué ganas con practicar yoga con constancia (o las ventajas de tener un yoga body perfecto)

Verás tu cuerpo bajo una nueva perspectiva. Si crees que el deporte no es para ti y no te sientes a gusto en un gimnasio, prepárate a enfrentar el mayor reto de tu vida. En la práctica del yoga los prejuicios se quedan fuera de la esterilla. Cada individuo es diferente y por eso cada uno tiene que practicar las asanas (posturas de yoga) escuchando el propio cuerpo en cada momento. De esta forma se podrán corregir malas costumbres posturales y preparar el cuerpo para nuevas experiencias.

Aprenderás a mirar adentro de ti sin juzgar. Esa voz que se queja continuamente de tu imagen en el espejo y se preocupa de los juicios o las miradas de los demás es algo que conoces bien. La práctica del yoga tiene como objetivo ayudarte a ver esa voz interna como lo que es, el resultado de creencias y del entorno en el que vivimos. Algo que no tiene nada que ver con tu verdadera esencia y que muchas veces te hace sentir mal.

El equilibrio físico va de la mano con el equilibrio mental. La concentración requerida durante la práctica de yoga te hará olvidar los problemas. Esto es uno de los beneficios inmediatos de practicar actividad física. Lo podrás experimentar ya después de la primera clase.

Más práctica = Más resistencia = Mejor salud. La sensación de tener una buena salud es algo que no tiene precio. ¿Estás de acuerdo? Entrenar el cuerpo y la mente con el yoga alimenta un mecanismo de causa efecto que te hará disfrutar de un buen estado de salud. Eso sí, todo empieza con una buena práctica y constancia.

Un cuerpo equilibrado es cuestión de aprender a vivir en armonía con uno mismo. Si empiezas a practicar yoga con el objetivo de perder peso, piensa que el yoga no hace milagros. Como todas las disciplinas que prevén ejercicios físicos te ayudará a quemar calorías, pero tú tienes que mantenerte constante y ser coherente. El lado positivo está en el trabajo interior que supone el yoga, puesto que a través del ejercicio físico fortalece también el espíritu, preparándote a enfrentar también los momentos difíciles que puede suponer una dieta.

¿Crees que te sentirías bien en un yoga body sano y equilibrado? Ahora que tienes bien claro las características y conoces la meta, está en tus manos empezar a disfrutar del camino.

[hs_form id=”7″]