omega 3 beneficios

Dietas ricas en Omega 3, ¿qué beneficios tienen?

No será la primera ni la última vez que oigas hablar de las dietas ricas en Omega 3. Sin embargo, en esta ocasión queremos que tengas en cuenta algunos de los beneficios más destacados de estos ácidos grasos para nuestro organismo.

[hs_form id=”22″]

Hagamos un poco de memoria. Lo que conocemos como Omega 3 es en realidad una familia de ácidos grasos esenciales para el funcionamiento de nuestro organismo pero que, paradójicamente, el cuerpo no los produce por sí mismo.

Al contrario, somos nosotros los que debemos suministrárselos a través de una serie de alimentos ricos en este tipo de ácidos.

Hasta la fecha, las investigaciones han logrado identificar tres tipos básicos de ácidos Omega 3: los ALA, que se encuentran mayoritariamente en los alimentos vegetales; y los EPA y DHA, que están en los alimentos de origen animal.

Estas grasas, que nada tiene que ver con el denominado colesterol malo o LDL, son fundamentales para mejorar nuestro metabolismo, lo cual las convierte en ingredientes idóneos para acompañar las dietas saludables.

También son conocidas por sus beneficios a la hora de prevenir enfermedades, sobre todo aquellas relacionadas con los niveles de grasa en el organismo, las cardiovasculares, las neuronales y las del sistema inmunológico.

 

¿Cuáles son los beneficios de una dieta rica en Omega 3?

Los ácidos del tipo Omega 3 los encontramos en distintos productos, entre ellos los aceites vegetales derivados de la soja, las nueces, el trigo o el maíz. También los podemos hallar en las semillas de lino, de chía y de cáñamo.

Pero si se trata de productos de origen animal, el principal de todos es el pescado azul, como por ejemplo el salmón, el bacalao, el arenque, la caballa, el atún, la anchoa, las sardinas, las langostas y los camarones.

Otros alimentos ricos en Omega 3 son el huevo, las coles, la coliflor, las lechugas, las espinacas, el tofu, los anacardos, la albahaca y el orégano. Los principales beneficios de incorporarlos en nuestra dieta sana se pueden resumir así:

  • Favorecen la salud mental y cerebral. Los ácidos Omega 3 fortalecen las células cerebrales y potencian nuestro rendimiento mental.
  • Mitigan la depresión y la ansiedad. Distintos estudios han demostrado que la ingesta de ácidos Omega 3 reducen los síntomas relacionados con estas dos enfermedades y nos ayudan a mantener el equilibrio emocional durante el día a día.
  • Previenen las enfermedades cardiovasculares. Es uno de sus beneficios más conocidos. Estos ácidos previenen la formación de coágulos, reducen los niveles de tensión y la presencia de triglicéridos, que son los que determinan el grado de colesterol en el organismo. De hecho, algunos expertos aseguran que los ácidos Omega 3 ayudan a equilibrar la diferencia entre el colesterol malo y el denominado colesterol bueno o HDL.
  • Reducen las probabilidades de sufrir cáncer. No se trata de la panacea, pero algunos estudios han concluido que los ácidos Omega 3 reducen hasta en un 50% las probabilidades de sufrir cáncer, especialmente los que se localizan en el colon, la próstata y las células mamarias.
  • Mejoran el sentido de la vista. Los problemas visuales están relacionados con la ausencia de DHA, que es uno de los componentes de los ácidos Omega 3.

 

Ahora que ya conoces algunos de los alimentos ricos en Omega 3 y sus principales beneficios, el siguiente paso consiste en incorporarlos progresivamente a tu dieta. Las posibilidades son infinitas. ¿A qué estás esperando?

 [hs_form id=”5″]