kefir

Kefir, un complemento para mejorar la función digestiva

¿Te suena de algo la palabra kéfir? ¿Sabes cuáles son las propiedades de este producto y los beneficios que supone para nuestra salud? ¿Te gustaría saber si es recomendable incorporarlo a tu dieta para perder peso?

Seguro que en más de una ocasión has comprado algún yogurt, queso o producto lácteo que en su etiqueta informe sobre la presencia de kéfir como uno de sus componentes. Cada vez es más habitual hallarlos en tiendas y supermercados.

Sin embargo, curiosamente son pocas las personas que saben realmente qué es el kéfir y cuáles son sus propiedades. Por su aspecto blanco, espeso y hasta gelatinoso, se le suele asociar con los yogures o incluso con ciertos tipos de coliflor, pero lo cierto es que no se trata exactamente de nada de eso.

El kéfir es, en realidad, una especie de masa blanca fermentada por microorganismos que al entrar en contacto con las bacterias de nuestro sistema digestivo produce una serie de ventajas para el metabolismo y la salud corporal en general.

También conocido como búlgaros o yogurt de pajaritos, es similar a un copo de algodón y es una combinación de proteínas, lípidos y azúcares.

 [hs_form id=”22″]

Formatos y presentaciones: cómo se toma el kéfir

Los expertos aseguran que este singular producto proviene de la región del Cáucaso, donde se popularizó varios siglos atrás entre los pastores que acarreaban con la leche almacenada y la dejaban en recipientes para su fermentación.

No obstante, fue a partir del siglo pasado cuando se popularizó en Europa y empezó a incorporarse en las dietas para adelgazar.

Ya es mundialmente conocida la etimología del término kéfir, que en turco significa «sentirse bien» o «tener buena cara», y que ha despertado el interés de millones de personas de todo el mundo.

Actualmente se conocen tres tipos básicos de kéfir: en leche, en agua o en té. La diferencia entre los dos primeros está en el proceso de conservación, pues al que se fermenta en agua se le añade un poco de azúcar. En cuanto al que se elabora a base de té, no es exactamente un hongo como los otros dos, pero se utiliza desde hace muchos años y cumple las mismas funciones.

El hongo de kéfir se puede adquirir en tiendas de productos ecológicos o herbolarios y, además de consumirlo en leche o té, también puede ser un buen acompañante a la hora de elaborar batidos, cremas de queso o yogures caseros.

¿El kéfir es un buen ingrediente para bajar de peso?

Con el kéfir pasa lo mismo que con otros productos a los que se les atribuye cualidades adelgazantes: no son fórmulas mágicas ni nada por el estilo, pero sí que contribuyen a mejorar nuestro metabolismo y, de paso, nuestra salud.

En este caso, el kéfir es un buen acompañante de las dietas para perder peso por la sencilla razón de que regula la función digestiva y elimina gérmenes patógenos que habitan en nuestro organismo, dos aspectos que si no se atajan a tiempo pueden ser causa de la obesidad u otros problemas similares.

Aparte, su proceso de fermentación le confiere cualidades para regular los niveles de colesterol en la sangre, pues elimina los ácidos biliares y obliga al hígado a fabricar más bilis utilizando el colesterol presente en el flujo sanguíneo.

 

 

Por todas estas razones y porque supone un complemento alimenticio y nutritivo que podemos consumir en distintos formatos, a partir de ahora el kéfir no puede faltar en tu dieta para perder peso. ¡Pruébalo ya!

 [hs_form id=”5″]