avena para adelgazar

¿Es la avena un alimento idóneo para adelgazar?

¿Aún no has incorporado la avena a tu dieta para adelgazar? ¿A qué esperas para hacerlo? A continuación te presentamos algunas razones de por qué este alimento no puede faltar en tu día a día. Toma nota.

[hs_form id=”22″]

La avena es mucho más que un cereal. De hecho, debido a su alto poder nutritivo, ha sido la base de la alimentación de distintas culturas y civilizaciones en el mundo y se le considera como la reina de todos los cereales.

Esto se debe a su rica composición: proteínas, vitaminas e hidratos de carbono que se encuentran en la base del producto, así como minerales como el magnesio, el hierro, el potasio, el calcio y el manganeso.

Otra de sus principales características es su alto componente de fibra, un elemento que contribuye a combatir problemas digestivos como el estreñimiento y, por tanto, nos ayuda a mejorar el funcionamiento de nuestro metabolismo.

Esto no quiere decir que debas basar toda tu dieta en el consumo de avena o consumir este producto en vez de otros. Todo lo contrario, se trata sólo de un complemento que es necesario combinar con otro tipo de productos, pues de lo contrario tu organismo se resentirá por la falta de nutrientes.

Consumir avena para adelgazar: ¿verdad o mito?

Sin embargo, la avena es conocida especialmente por una propiedad en concreto: su facultad adelgazante. Ahora bien, ¿qué hay de verdad en esta afirmación?

Tomar avena todos los días no es una garantía de que perderemos esos kilos de más que tanto nos preocupan. Recuerda que ninguna dieta es realmente exitosa si no se acompaña de ejercicio físico y de hábitos saludables.

Lo que sí queda claro es que se trata de un producto que nos ayuda a controlar nuestros hábitos alimenticios y a mejorar nuestra salud en general. ¿Cómo lo hace? ¿Por qué no puede faltar en tu dieta para adelgazar?

  • Genera una sensación de saciedad:

Gran parte del secreto contra el sobrepeso radica en controlar la obsesión por comer. Pues bien, la avena no sólo regula los niveles de azúcares y grasas en el cuerpo, sino que además nos aporta cierto bienestar psicológico que se traduce en un efecto de saciedad. Es decir, nos evita el hecho de comer a deshoras.

  • Regula el nivel de colesterol.

Además, la avena tiene un alto componente de aminoácidos esenciales y grasas del tipo Omega 6, los cuales contribuyen a que los niveles de colesterol se mantengan en sus valores adecuados. A la vez, aumenta la presencia en el cuerpo del llamado colesterol bueno o HDL, necesario para las funciones básicas de nuestro organismo.

  • Elimina toxinas y favorece el tránsito intestinal.

Gracias a su alto contenido de fibra, también agiliza el tránsito intestinal y ayuda a prevenir enfermedades como el estreñimiento. Por otro lado, actúa como diurético en el momento en que elimina las toxinas y grasas acumuladas en ciertas zonas del cuerpo, y que en muchos casos son la causa principal de la obesidad.

  • Mejora el sistema cardiovascular.

Las personas con problemas cardiovasculares suelen incorporar la avena a su dieta sana. Entre otras cosas, porque el betaglucano, uno de sus componentes, es idóneo para destruir el exceso de colesterol en las venas y arterias y, de este modo, ayuda a un mejor funcionamiento de las funciones cardiovasculares.

[hs_form id=”5″]