rejuvenecer la piel

Rejuvenecer la piel de forma natural. ¿Es posible?

Cremas, lociones, ungüentos, mascarillas… ¿Lo has intentado todo para rejuvenecer la piel y aún no ves los resultados? Tranquila, no pierdas la calma. Quizá la fórmula más eficaz para  lucir una piel tersa, limpia y luminosa está más cerca de lo que imaginas.

[hs_form id=”18″]

El paso de los años, la exposición al sol, el uso de cosméticos y los cambios hormonales son algunas de las causas que provocan que nuestra piel deje de verse tersa, limpia y resulte afectada por arrugas, estrías y celulitis. ¿Quieres saber cómo mitigar estos efectos?

Antes de continuar, cabe aclarar que no existen los productos milagro. Ningún cosmético ni producto natural te quitará años de encima. Sin embargo, unos buenos hábitos pueden hacer que tu piel se vea más tersa y luminosa, que aparente menos edad de la que tienen en realidad.

¿Qué productos te pueden ayudar a conseguir este fin? Muchos de ellos son alimentos naturales, esos con los que habitualmente convivimos o que son protagonistas asiduos en nuestra mesa.

¿Por qué es tan importante cuidar nuestra la piel?

La piel es el órgano más extenso del cuerpo y la principal barrera con la que contamos para protegernos de agentes patógenos externos. Entre sus principales funciones están la regulación de la temperatura corporal, la protección de las estructuras internas y la generación de sensaciones como el tacto y la presión.

Además, constituye un elemento fundamental de nuestra identidad. Una piel luminosa y tersa es sinónimo de bienestar, salud y hábitos sanos y, como tal, debemos cuidarla.

Recetas, trucos y consejos para rejuvenecer la piel

Lo primero en lo que pensamos cuando se trata de buscar fórmulas para rejuvenecer la piel es en los productos cosméticos o químicos que nos ofrece la publicidad día a día. Sin embargo, en pocos casos sabemos exactamente de qué están hechos estos productos y cuáles son sus contraindicaciones.

Por ello, la mejor alternativa para limpiar tu piel está en los productos naturales, como por ejemplo las frutas, las verduras, los aceites, las plantas y hasta los lácteos.

En función del tipo de piel y de las necesidades de cada persona, es posible elaborar distintas mascarillas o mezclas naturales que tengan efectos de todo tipo: exfoliantes, hidratantes, renovadores o estimulantes, entre otros.

Así que no lo pienses más y decídete por los productos naturales para lucir una piel más tersa y luminosa. ¿Quieres algunas recetas? Toma nota de las siguientes mascarillas:

a) Miel con almendras:

Esta mascarilla es una de las mejores exfoliantes. Basta con triturar las almendras con un mortero, mezclarlas con miel y añadirle una cucharadita de zumo de limón. Luego pon la mezcla en el rostro en forma de masajes circulares y déjala actuar durante 15 minutos. Al finalizar, enjuaga con agua tibia.

b) Pepino:

¿Te suena de algo? Sí, es una de las más clásicas: pela el pepino y muélelo bien fino hasta obtener una pasta medianamente espesa. Luego ponla en tu rostro durante 15 minutos. ¡No olvides las dos rodajas para cubrirte los ojos! Después limpia tu cara con agua tibia.

c) Avena:

Tritura bien media taza de avena y agrégale dos cucharadas de leche y otras dos de aceite de geranio o de aceite de manzanilla. Aplícala en tu piel y déjala actuar durante 15 minutos. Tras retirarla, lávate con agua tibia. Si tienes la piel grasa, se recomienda que añadas a la mezcla 5 gotas de zumo de limón.

d) Fresas con miel:

Por último, no podíamos dejar fuera las frutas. Esta es una de las mascarillas de tipo estimulante más eficaces. Para prepararla, tritura varias fresas y mézclalas con miel hasta obtener una masa homogénea. Luego aplícala en tu piel y déjala 20 minutos. Al retirarla, sentirás cómo tu piel ha recuperado su frescura.

[hs_form id=”12″]