col kale

3 formas de cocinar la col kale aprovechando sus propiedades

Se habla mucho de las propiedades de la col verde rizada e incluso ya no reaccionamos con cara de interrogación cuando en las recetas nos la presentan en versión inglés como “col kale”. Si todavía no has probado y no conoces esta hortaliza, en este artículo te contamos todo acerca de sus propiedades . Si te interesa saber cómo introducirla en tus menús, sigue leyendo, porque en los próximos párrafos te explicamos cómo cocinar la col rizada de forma simple y saludable.

[hs_form id=”22″]

El método de preparación de los alimentos, de hecho, es muy importante por dos motivos:

  • Asegura mantener inalteradas las propiedades del producto.
  • Te permite comer variado y sabroso, sin pasarte con las calorías.

A continuación te proponemos 3 alternativas para utilizar la col kale y unas recetas ligeras de rechupete.

1. Col kale al estado puro

Esta es la mejor forma de consumir la col rizada (y la mayoría de los vegetales). Podría resultar raro para algunos, pero este tipo de vegetal crudo es digerible y se puede añadir a las ensaladas sin ningún problema. En este caso, se aconseja utilizar col de cultivo ecológico para evitar el riesgo de contaminación por pesticidas. Además, es preferible consumir las hojas más jóvenes ya que son más tiernas y evitar el tallo (más fibroso). Si aún así encontráis este vegetal demasiado fibroso para vuestras ensaladas, aquí tenéis un truco: una vez lavadas las hojas de la col rizada efectuar un masaje con las manos ayuda a romper las fibras y ablandar las hojas.

Ensalada de col kale con aguacate y limón

  1. Lavar unas hojas de col rizada, cortarlas con las manos separándolas del tallo central.
  2. Depositar la col en un bol y masajear unos minutos con las manos para ablandarla.
  3. Limpiar un aguacate, cortar en pedazos y juntar con la col.
  4. Exprimir medio el limón y aliñar la ensalada con el zumo.
  5. Añadir una cucharadita de aceite de oliva virgen y una pizca de sal, si deseas.

2. Batidos, zumos y smoothies

Esta tendencia en el uso de la col procede de Estados Unidos, donde la col se ha puesto de moda entre los famosos que la consumen en centrifugados y batidos detox. Esta forma de consumir la col rizada resalta sus propiedades depurativas y la transforma en un alimento ideal en las dietas. Al consumir la col cruda, también en este caso es bien asegurarse de su procedencia. Para aprovechar mejor las propiedades depurativas de tus batidos, intenta mezclar la col con otras piezas de fruta o verdura con las mismas características (manzanas verdes, espinaca, limón, lechuga, pepino, apio, cilantro…).

Batido verde detox

  1. Lava y limpia dos hojas de col rizada, una manzana y unas hojas de cilantro.
  2. Corta en pedazos medianos y pasa todo en la licuadora.
  3. Cuando la mezcla tenga una textura líquida y homogénea estará lista para tomar.

col kale

3. Col rizada al vapor

Cocinar la col kale al vapor te permite mantener las propiedades inalteradas y tener una base saludable para muchas recetas. El gusto ligeramente amargo, característico de esta hortaliza combina perfectamente con platos a base de carne, verduras, pasta y cereales. Puedes acompañar una pechuga a la plancha con un puré de patatas y col rizada, por ejemplo. O, porque no, conquistar tus comensales con un paté de col kale como este:

Paté de col rizada

En el vaso de la licuadora mezcla 4 hojas de col rizada cocinadas al vapor (sin tallo), 200 g de queso para untar ligero, 2 cucharadas de aceite de oliva virgen, una pizca de sal, tomillo y albahaca al gusto. Una vez obtenida una consistencia cremosa y homogénea, utilizar para untar unos crackers integrales o para acompañar crudités.

Por cierto, cuando descartas los tallos de la col, recuerda que los puedes utilizar para preparar caldos de verdura legumbres o carne. Añadirán gusto y vitaminas a tus platos.

¡Ya tienes algunas propuestas para añadir la col kale en tus recetas! ¿Por dónde empezarás?

[hs_form id=”5″]