recetas bajas en calorias

Cinco recetas bajas en calorías para incluir en tu dieta

¿Quieres disminuir el nivel de calorías que consumes día a día pero no sabes cómo? No te preocupes, en el siguiente post te daremos algunas claves para ello y te proponemos algunas recetas bajas en calorías que puedes incorporar fácilmente a tu dieta.

[hs_form id=”21″]

¿Por qué es importante controlar las calorías que consumimos?

Antes, es necesario que recuerdes la importancia de reducir las calorías para que no fracases en tu intento de adelgazar. Si no lo haces, difícilmente verás los resultados.

Las calorías son la unidad de medida que utilizamos para saber la energía que nos aportan los alimentos que llevamos día a día a nuestra mesa. Resultan esenciales para el adecuado funcionamiento del organismo.

Cuando dicha cantidad es superior a la que el cuerpo necesita, esa energía de más suele convertirse en grasa y puede dar paso a enfermedades como la obesidad u otras que guarden relación con el sistema cardiovascular.

Es por ello que necesitamos tener muy presente el nivel de calorías que consumimos. Recuerda que no debemos ingerir más que las que nuestro cuerpo necesita para la realización de sus funciones diarias. De lo contrario, corremos el riesgo de que éstas se conviertan en grasas y se acumulen en ciertas zonas de nuestro cuerpo.

Como no existe un aparato que nos permita medir las calorías que consumimos a diario, la mejor fórmula para hacerlo es a través de una dieta sana que nos proporcione el aporte calórico justo y los nutrientes necesarios.

Recetas bajas en calorías. ¡Elige la que más te guste!

Ahora que ya sabes la importancia de reducir las calorías para que tu dieta sana tenga el efecto que deseas, vamos a sugerirte 5 recetas bajas en calorías fáciles de preparar. Puedes incorporarlas a tu mesa cuando quieras. Toma nota:

  1. Pollo crujiente con cereales:

– 1 pollo troceado sin piel (pero con hueso).

– 1 paquete de Corn Flakes

– Aceite de oliva.

– 1 cucharada de jengibre en polvo.

– Sal y pimienta.

Preparación:

Rocía el molde del horno con aceite de oliva. Luego tritura un tazón de cereales sin que se pulvericen del todo. En otro tazón, mezcla la sal, la pimienta y el jengibre. Baña el pollo con un chorrito de aceite y luego unta cada trozo con la mezcla de condimentos y después recúbrelos con los cereales. Cuando estén cubiertos del todo (y tengan un aspecto similar al del pollo del KFC), ponlos en el horno durante 50 minutos hasta que queden dorados por fuera y bien hechos por dentro.

 

  1. Ensalada de queso de cabra y peras con mostaza y miel:

– 1 lechuga

– Canónigos.

– Espinacas.

– 1 pera.

– 1 yogur desnatado natural.

– 50 gramos de nueces.

– 50 gramos de queso de cabra.

– 25 gramos de miel.

– 50 gramos de mostaza.

Preparación:

Lava y escurre la lechuga, los canónigos y las espinacas y ponlo todo en un bol. Haz lo mismo con la pera y córtala en trocitos pequeños. Corta en rodajas el queso y ponlo junto a la pera en el bol con el resto de verduras. Luego trocea las nueces y agrégalas a la ensalada. En cuanto al aliño, mezcla en un recipiente la miel y la mostaza y agrega el yogur desnatado hasta que obtengas una mezcla homogénea.

 

  1. Sopa de tomate:

– 2 patatas medianas.

– 6 tomates grandes y maduros.

– ½ cebolla.

– 1 apio.

– 1 pastilla de caldo de pollo.

– 4 hojas de albahaca fresca.

– 1 yogur natural desnatado.

– Sal y pimienta.

Preparación:

Lava los tomates, córtalos en trocitos y échalos en una cacerola con agua. Introduce  también las patatas peladas y cortadas, la cebolla en juliana y el apio picado. Agrega sal al gusto y la pastilla de caldo. Deja hervir la mezcla. Cuando hierva, ponlo a fuego lento hasta que las patatas estén tiernas y cocidas. Después pasa todos los ingredientes por la batidora hasta que obtengas una mezcla homogénea. Si es necesario, añade una pizca de pimienta y sal. Sirve tu sopa en tazones y ponle una cucharada de yogur desnatado en el centro y los trocitos de la albahaca picada.

 

  1. Arroz cremoso con salmón:

– 250 gramos de arroz.

– 200 gramos de salmón.

– 3 dientes de ajo.

– 1 cebolla pequeña.

– 1 pimiento verde.

– 1 cucharada de aceite de oliva.

– Sal y agua.

Preparación:

Tras limpiar el salmón, quítale la piel y las espinas (estas últimas, hervidas en agua, nos servirán para obtener un caldo de pescado). Pica el ajo, la cebolla y el pimiento y pon todo en aceite a fuego lento. Cuando estén sofritos, añade el arroz. Luego agrega el caldo que has obtenido de las espinas hervidas y déjalo hacer a fuego alto hasta que el agua descienda al mismo nivel que el arroz. En ese momento, ponlo a fuego medio e incorpora los trocitos de salmón. Lo ideal es que quede cremoso, aunque no del todo seco.

 

  1. Tallarines con soja y verduras:

– 200 gramos de tallarines.

– 1 pimiento verde.

– 1 cebolleta.

– 1 calabacín.

– 8 tomates cherry.

– 50 gramos de brotes de soja.

– Aceite de soja.

– Salsa de soja.

Preparación:

Pon a cocer los tallarines y escúrrelos. Por otro lado, calienta un poco de aceite de soja en una sartén y saltea la verdura troceada en láminas. Luego sácala y quítale el aceite. En ese mismo aceite dora los tallarines, tras lo cual júntalos con la verdura. Finalmente, aliña la mezcla con la salsa de soja.

Como te habrás dado cuenta, son recetas fáciles de preparar y cuyos ingredientes tienen bajos niveles de calorías. Recuerda que, además de la alimentación sana, las calorías también se pueden reducir haciendo ejercicio, bebiendo agua, consumiendo productos ricos en Omega 3 y llevando unos hábitos saludables de vida.

[hs_form id=”15″]