colesterol bueno

¿Qué alimentos ayudan a aumentar el colesterol bueno?

Tener un alto nivel de colesterol malo en la sangre puede tener consecuencias muy graves para la salud. Para prevenir y reducir este tipo de problemas, es imprescindible seguir un estilo de vida activo, haciendo algo de deporte cada día. Sin embargo, una alimentación equilibrada es esencial para aumentar el colesterol bueno.

[hs_form id=”18″]

El colesterol bueno (HDL) tiene un papel muy importante para nuestro organismo:

  • Ayuda a mantener la sangre libre de colesterol malo, que acumulándose podría obstruir las arterias y traer problemas cardíacos graves.
  • Es imprescindible en los procesos de formación de la vitamina D, las hormonas sexuales y las sales biliares entre otros elementos.

¿Cómo podemos ayudar nuestro organismo a mantener el colesterol bajo control?

Como hemos adelantado, seguir una alimentación sana y equilibrada es el primer paso. Por eso, a continuación, te proponemos los alimentos más indicados para bajar los niveles de colesterol malo y subir el colesterol bueno.

Ajo y cebolla tomados crudos ayudan a aumentar los niveles de colesterol bueno. Se pueden utilizar picados en la preparación de ensaladas y sopas frías (tipo gazpacho) para resaltar el gusto de las comidas sin necesidad de añadir salsas, sal y otros aliños más calóricos.

El aceite de oliva tiene innumerables propiedades por su elevado contenido en nutrientes: ácidos grasos insaturados, sales minerales y vitaminas A y D. Tomar el aceite de oliva virgen en crudo tiene efecto hipocolesterolemiante (reducción del colesterol malo). Sin embargo, al ser un alimento altamente calórico, se aconseja tomarlo con moderación si el objetivo es bajar de peso.

Manzanas y otros frutos con abundante porcentaje de pectina, reducen la absorción de grasas en la digestión. La pectina, de hecho, durante la digestión forma una substancia gelatinosa que produce una sensación de saciedad y ayuda a mantener los niveles de colesterol bajo control.

Las verduras con alto contenido en fibra actúan de forma similar a las frutas con abundante pectina. La fibra crea una barrera para una parte de las grasas ingeridas y durante la digestión reduce su absorción.

Pescado azul es rico en ácidos grasos omega-3, importantes tanto para bajar el colesterol malo como para aumentar los niveles de colesterol bueno.

Especias como la cúrcuma, el jengibre, la canela y el clavo tienen un efecto termogénico en nuestro organismo. Aceleran el metabolismo aumentando el gasto energético (queman grasas) y ayudan a calentar el cuerpo, por eso son ideales en el invierno y perfectas para controlar los niveles de colesterol.

El té verde, el rojo, la alcachofera o la infusión de frutos de bosque tienen propiedades antioxidantes y aceleran el metabolismo. Estas características actúan sinérgicamente sobre los niveles de colesterol, evitando la oxidación del colesterol malo y aumentando la generación de colesterol bueno.

No hay que esperar las alertas del médico sobre los niveles del colesterol en la sangre para empezar a cuidarnos. La prevención es la mejor forma de garantizar nuestra salud, ¿Estás de acuerdo?

Toma nota de estos consejos para cuidar de tu salud y ¡empieza ya a disfrutar de un estilo de vida más sano!

[hs_form id=”12″]