Propiedades de la calabaza, una hortaliza versátil y baja en calorías

La calabaza puede tener un aporte calórico entre 20 y 40 calorías por 100 gramos, según la variedad. ¡Menos que una manzana! Si este dato te parece interesante, sigue leyendo. En este artículo te hablaremos de las propiedades de la calabaza y te explicaremos por qué este alimento debería estar presente en tu dieta.

[hs_form id=”22″]

Beneficios de la calabaza en las dietas de adelgazamiento

Te hemos recordado en más de una ocasión que comer saludable no tiene porqué ser sinónimo de recetas aburridas y aún menos de ingredientes sosos.

La calabaza es un ejemplo de alimento bajo en calorías y rico en propiedades que ayudan a adelgazar.

Te recordamos las principales:

  • Alto contenido en agua. Casi el 90% de su peso está constituido por agua.
  • Alto contenido en fibra. Entre 1,5 y 1,9 gramos por 100 gramos de pulpa.
  • Bajo aporte de grasas (menos del 0,5%).
  • Alta concentración de vitaminas y sales minerales.

Un alimento ideal para la dieta de toda la familia

La calabaza es una de las hortalizas con mayor versatilidad y menor aporte calórico. La puedes incluir en el menú semanal para toda la familia y utilizarla tanto en recetas dulces como en saladas. Es un alimento nutritivo y ligero indicado hasta para la dieta de los más pequeños.

Si tu objetivo es adelgazar, un estilo de vida saludable y una dieta equilibrada rica en alimentos como la calabaza te ayudará a alcanzar tu meta.

La calabaza, de hecho, te ofrece unas grandes ventajas:

  • Tiene un efecto saciante por su alto contenido en agua y fibra vegetal.
  • Su alto contenido en fibra ayuda a mejorar el tránsito intestinal y otros problemas relacionados con la digestión.
  • Sus vitaminas y minerales estimulan la diuresis y alivian las molestias causadas por la retención de líquidos: pesadez, hinchazón o celulitis.

Otras propiedades saludables de la calabaza

La calabaza es un alimento con muchas virtudes para quién desea reducir el aporte calórico sin renunciar a los platos sabrosos. Pero no es un ingrediente exclusivo para personas que quieran adelgazar.

La fitoterapia, por ejemplo, destaca las propiedades terapéuticas de las semillas de esta hortaliza, que en varios estudios ha demostrado tener efectos anticancerígenos (cáncer de próstata).

Su alto contenido en antioxidantes (sobre todo betacarotenos) y vitaminas A y C, además, le otorgan un papel muy importante en la prevención de enfermedades oculares y del corazón.

¿Cómo puedo cocinar la calabaza?

De muchas maneras: al horno, en la sartén, en ensaladas, asada, en sopas, eguisos, en tus recetas dulces o saladas.

Te proponemos una receta muy simple, perfecta para la cena en invierno:

Sopa de jengibre y calabaza

Para una porción, necesitarás: 200 gramos de calabaza, una rodaja de jengibre fresco, un tallo de apio, 300 ml de agua, una pizca de sal y pimienta.

Pela y saca las semillas de la calabaza y córtala en trozos medianos. Lava y corta el apio. Vierte todos los ingredientes en una olla y cuece durante 20 minutos, o hasta que la calabaza se ablande. Pasa los ingredientes en la batidora hasta formar una crema, añade sal y un poco de pimienta y sirve.

Si te fijas, en las fruterías y supermercados verás calabazas en cualquier período del año. Esto es porque existen variedades de invierno y de verano y todas son igual de sabrosas. Sin embargo, para aprovechar al máximo las propiedades de la calabaza, comprueba que sea de producción local y, a ser posible, de cultivo ecológico.

Si ya utilizas este ingrediente en la cocina, ¿cuál es tu plato favorito con calabaza?

[hs_form id=”5″]